Una enfermedad desconocida está volviendo a los osos tan mansos como los perros, lo cual es peligroso, no tierno

Una extraña enfermedad está atacando los cerebros de los osos negros en California haciéndolos actuar de manera amigable y despreocupada. A medida que el problema neurológico avanza, también les provoca letargo, una pérdida de peso drástica, un distintivo ladeo de cabeza, temblequeos y un inusual modo de andar. Sin tratamiento, la enfermedad puede ser mortal.  

La organización gubernamental sin fines de lucro California Department of Fish and Wildlife (Departamento Californiano de Pesca y Vida Salvaje o CDFW por sus siglas en inglés) documentó los primeros casos de esta enfermedad por el 2014 luego de haber sido alertados de un número de jóvenes osos negros en el lago Tahoe que presentaban anormalidades neurológicas evidentes. Múltiples casos han sido documentados desde entonces en distintos condados californianos.  

En un informe realizado en febrero pasado en Pollock Pines, dentro del condado El Dorado, se ha descripto la situación de manera bastante clara. Un pequeño oso negro fue visto merodeando solo en un centro público. Además de lucir letárgico y posiblemente enfermo, el animal se mostró imperturbable ante los reiterados intentos de la gente por espantarlo mediante gritos, aplausos y otros ruidos fuertes. Tiempo más tarde, la CDFW recibió otro llamado alertando sobre una situación similar con el mismo oso, esta vez, en un patio trasero.  

“Cuando uno de nuestros biólogos de vida silvestre y un guardabosques fueron a investigar, se encontraron con una situación que dicen es cada vez más común en el lago Tahoe y demás sitios alrededor de California. Hallaron un oso demasiado cachorro para andar solo con un comportamiento similar al de un perro y sumamente confortable ante la presencia humana, que intentaba morder una manzana para alimentarse. Que ellos estuvieran delante no representó ningún cambio en el comportamiento del oso. El oso no parecía estar bien ni física ni mentalmente: caminaba raro, parecía ido y no respondía ante los estímulos como lo haría un oso normal”, dijo la CDFW en un comunicado.  

El pequeño oso negro fue llevado para ser observado y evaluado por veterinarios, quienes revelaron que su tamaño era menor al de un oso normal y que tenía un bajo peso muy agravado para su edad. Luego de una semana, se vieron obligados a aplicarle la eutanasia.  

Su comportamiento evidencia el estado de la enfermedad que los afecta, la cual es mortal.

La causa de esta inusual enfermedad resulta aún incomprensible para los científicos, quienes se encuentran perplejos ante esta situación. Los resultados preliminares de las autopsias y las tomografías realizadas a los cuerpos de los osos afectados sugieren que estos podrían sufrir encefalitis, una inflamación del tejido cerebral causada comúnmente por virus, hongos o bacterias que generan infección. Los biólogos de vida silvestre de la CDFW dicen que la causa del problema es aún desconocida, pero ya han desvelado algunas pistas curiosas, como osos que presentan virus jamás antes vistos. 

Los investigadores de la CDFW y la Universidad de California Davis comunicaron este descubrimiento a la revista científica PLOS One donde detallaron que estos cinco nuevos virus pertenecen a cinco géneros distintos: Circoviridae, Parvoviridae, Anelloviridae, Polyomaviridae, and Papillomaviridae. Vale la pena resaltar que estos virus se fueron encontrados en el hígado, bazo y, en mayor medida, en el tejido cerebral de los osos.  

Los síntomas de esta enfermedad guardan cierta similitud con la enfermedad de desgaste crónico que afecta a ciervos, uapitíes y alces en diversas partes de Estados Unidos.  También conocida como “la enfermedad zombie”, está también provoca una drástica pérdida de peso, tropiezos, babeos, falta de coordinación, agresión y otros comportamientos anormales a los que la padecen. Se cree que esta enfermedad neurológica se origina por priones, un tipo de proteína mal plegada capaz de transmitir su forma a otras variedades de la misma proteína y que actúa como un agente infeccioso. 

Mientras que el intento por entender este brote en osos continúa, se ha advertido a la gente que mantengan una distancia respetable de cualquier oso negro, en especial de aquellos que se muestren sospechosamente amigables. Después de todo, aún no está claro si esta enfermedad puede representar un peligro para los humanos o cualquier otra especie animal. 

FUENTES:   

https://www.iflscience.com/plants-and-animals/an-unknown-disease-is-giving-bears-doglike-friendliness-and-its-dangerous-not-cute/

https://wildlife.ca.gov/Conservation/Mammals/Black-Bear/Blog/neurological-bears

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s