Ricardo Mollo y “La aplanadora del rock and roll”

Los que tuvieron la suerte de escuchar a Divididos en algunos de sus recitales a finales del mes de diciembre entenderán al explosión de energía que provoca terminar el año con una de las bandas más icónicas del rock argentino. Una banda que sigue tocando a pesar de los golpes y el desgaste del paso del tiempo, una energía que se ve presente en todos los que conforman la agrupación, sin importar la edad, recordemos que el baterista (Catriel Ciavarella), tiene apenas 41 años mientras que Ricardo Mollo y Diego Arnedo tienen 63 y 67 años respectivamente.

La magia y la intensidad que se da en cada concierto, con una duración aproximada de tres horas, junto a la potencia de las letras y la habilidad que tiene cada uno con su instrumento los hacen uno de los “power trio” más grandes de la Argentina.

De izquierda a derecha: Ricardo Mollo (guitarra), Catriel Ciavarella (bateria) y Diego Arnedo (bajo)

“¡Escúchenlo, escúchenlo, escúchenlo, la aplanadora del Rock And Roll es Divididos la puta que los pario!”

Divididos, antes “La División”,  se formó en 1988 en Hurlingham, provincia de Buenos Aires, luego de la muerte de Luca Prodan y la separación de Sumo. Mollo y Arnedo crean esta banda que comenzaba su camino mostrando una cara más potente a la que daban en Sumo, una idea de rock diferente a partir de un sonido que se marcó desde el primer disco: 40 dibujos ahí en el piso, del año 1989, que cuenta con éxitos como Camarón Bombay, Haciendo cosas Raras y un cover muy fiel de Light my Fire de The Doors.

Arnedo y Mollo acompañados de Jorge Araujo, ex-baterista de la banda

En el año 1991 lanzan Acariciando lo áspero, uno de sus mejores y favorito personal, con canciones que se convirtieron en clásicos como El 38, Qué tal?, Sisters, Ala Delta, un excelente cover de la famosa Voodoo Child de Jimmy Hendrix, una interesante versión de la canción pupular mexicana Cielito Lindo y también Sábado,  un tema que, según Mollo y  Arnedo, crearon a partir de la queja de un taxista a cerca de lo que representaba para él el rock’n roll, ya que siempre era:  “besame, besame, besame, da la vuelta y besame. Besame y da la vuelta”.

Su carrera continuó con la consolidación de su sonido mezclando música autóctona con un rock sólido que los llevo a ganarse el apodo de “La aplanadora del rock” gracias a su tercer disco La era de la boludez con éxitos como Salir a Comprar, Que vés?, Paisano de Hurlingham y un cover de Atahualpa Yupanqui muy reconocido: El Arriero.

El éxito y su muy reconocido estilo son, en gran parte, por la guitarra de tiene Ricardo Mollo. Comparado con Hendrix, tanto en su manera de tocar como en el juego que tiene para con ella (usando los dientes, zapatos y hasta zanahorias).

Ya con 33 años y 9 álbumes de estudio, Divididos sigue tocando e imponiendo ese sonido que representa mucho de lo que conforma a la Argentina, sumando ese estilo “pesado” a las canciones ya presentes en el folklore nacional, la música de esta increíble banda se alejó, tal vez, de lo que comenzó siendo Sumo; pero no deja de ser ese estandarte que no decepciona a la hora escuchar algo bien nuestro.

“… No es redición, es redención

Ponte de pie, hombre ilusión…” (Mollo y Arnedo: 2010)

Mariano Vera

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s