LA SILLA PATAS DE LEÓN

Un relato de resurrección en Palermo

Ahí estaba como todos los sábados en la puerta de la casa en la calle Convención de Palermo , Rodolfo , el pibe de unos 19 años mirando a la piba de enfrente , como encantado, víctima de un conjuro, protagonista de un rito amoroso que desde hacia un año mas o menos lo tenía de mal en peor, a mal traer digamos.

Pero como no hay mal que dure cien años cuando puede durar cientoun años la piba creo de nombre Alejandra se mudó, nunca nadie supo quien fue el dios inoperante que dictaminó hecho tan desgraciado pero Rodolfo se desanimó a tal punto que a partir de entonces se dedico a leer solamente novelas de ciencia ficción que , según me decía siempre lo ayudaban a olvidar y a recordar al mismo tiempo que todo esto era un relato mitad corto mitad largo de cosas que no no pasaron nunca . Una determinada tarde lo veo encarar hacia la esquina como yendo para la calle Honduras , dobla hacia la izquierda y se perdió; al otro día siguió con la misma rutina , y al otro día y al otro día ; pero algo estaba pasando Rodolfo o ” el Rodo “ya no me saludaba , simplemente se iba con su camisa azul de cuello blanco y sus vaqueros gastados , en forma rauda se alejaba hasta que un día , doña Dolores la mamá destruyó la tarde media lloviznosa gritando y llorando, golpeando mi puerta como anticipando un allanamiento y apenas franqueado el escollo me dice :

-!Ayudálo a Rodo por favor ayudálo a Rodo! dice que lo echaron del trabajo, ¿a vos te parece ?, ! que país! y al momento me tiraba datos, especulaciones, dichos de ministros, me hablaba de derecho, de educación, catalogaba las políticas y todas esas cosas que las gentes de barrio suelen compendiar para mandarse la parte en el chino de la jurisdicción , que es cuando se olvidan QUE SIEMPRE TODO FUÉ LO MISMO.

Pero bueno eso no es el tema, el asunto es que al día siguiente me hice el Sherlock y tome mi bicicleta despintada , una que mi viejo me dejó para siempre , una de marca italiana de frenos endurecidos y con rayos que eran mas bién flamígeros cuando no faltaban directamente y lo seguí a Rodolfo el nuevo desempleado ; lo hice más a pie que montado en la bici por que no podía entrar por la Avenida Juan B. Justo con ella puesto que no estaba tán diestro o en realidad siempre anduve mas de a pata , soy de tomarme el dos, como decimos los porteños.

Rodolfo abrió una de esas cortinas metálicas viejas pintadas con anti-oxido, la abrió y se metío con un previo observar de delincuente o de delirante que se perseguía ; dejé pasar veinte minutos y encaré para donde estaba, entré , lo saludé , leía un libro sentado en una silla patas de león de esas de principios de siglo XX, de pana roja recién barnizada con algunos retoques mal hechos con el estuco, lo rodeaban libros muy antiguos donde se leían títulos y editoriales en francés, castellano, inglés y hasta una biblia pequeña en latín , había candelabros dos , sillones , una mesa inglesa contrachapada, , sobre donde leía era una de esos mostradores vitrinas que se utilizaban por los años 60 en las mercerias y adentro tenía aros , prendedores de corbata, estatuillas con y sin parejas de nobles franceses de una porcelana de dudosa raigambre ; lo saludé.

  • ¿Que haceees flacooooo? , -me saludó como de asombro- , no te esperaba por acá.
  • No tenias porque hacerlo , simplemente estaba aburrido y como sabía que desde la muerte de tu viejo y encima lo de la piba de enfrente andabas medio como distante no te quería molestar, ví a tu mamá preocupada y ……..
  • Noooo, lo de mi mamá es puro hablar dice cosas que yo nunca dije , me inventa soluciones para achatarme la vida y dice que son consejos para mi bien que me llevarían al éxito , a tener una familia , a darle nietos a, a ser como los demás ya sabés lo de siempre, te hacen la autopsia antes de morirte , te entregan al sistema adobado y en platos hondos con florcitas en oro como los que tengo acá atrás mío…. no le hagas caso a veces delira …..a mi vieja no le hagas caso.

Me fui luego de media hora de hablar intrascendencias de bar y fútbol, de boliches , amigas y amigos, de vocaciones y desviaciones , de lo que no sabemos que nos contaron con corset , libros afortunados y desesperados en fin ….emanaciones de una finitud que nos habia deterministamente hecho amigos.

Pasaron meses donde me dedique al olvido de ese hecho , dí explicaciones ambiguas a doña Dolores , le dije que no se preocupara que estaba todo en orden que había hablado con su hijo etc. pero otra vez una tarde casi idéntica de plomiza Rodo , mientras yo escuchaba a Rod Stewart en “Por siempre joven “, casi me redefine el estilo de la puerta a golpes así como había hecho la madre , me dice agonizante pero como con un altavoz :

– El negocio desapareció

Le dije nooooo ¿que decís ? , no puede desaparecer, las cosas no desaparecen así porque sí.

– No creas , mírame a mí , mi viejo, la piba , ahora lo único que me había dejado el negocio , el negocio de antigüedades su vida , su muerte, su recuerdo – hablaba rápido- su herencia !!!!

A este punto yo era una boca abierta con más dudas que un racionalista al que se le apareció la Virgen, le dije que estaba dispuesto a ayudarlo, que podíamos empezar por ir a ver el negocio , me cortó,

-El negocio …. el negocio está en San Telmo , lo reubicaron , yo sé que esas cosas se pueden hacer , mi viejo siempre quiso tener uno en San Telmo y por ahí ocurrió .hay pasadizos secretos por donde las almas se conectan con sus deseos de la tierra y lo hacen lo hacen.

Fuimos primero ante mi insistencia y estupor a la Avenida Juan B. Justo abrió la puerta de la cortina entramos agachándonos , todo era una tenue luz de una bombilla de un velador de base de bronce con pantalla verde que tenia un enchufe blanco de esos de dos patas muy débil, producto de un arreglo que le habían hecho y le desmejoraba el precio de antemano; solo estaba la silla patas de león de pana roja .

-En ella se quedo desvanecido el viejo de un ataque al corazón , es un mensaje … es un mensaje

-¿No será un robo ? le contesté para seguirle el camino

-¡ Noooo, vamos a San Telmo!

Fuimos , entramos porque a San Telmo se entra , es un ambiente distinto donde fantasmas atacan con sable y libros iluministas donde el empedrado es el ajedrez de una partida que gana la historia , doblamos y me perdí, siguió doblando , me seguí perdiendo hasta que de pronto me dice :

-Vés ahí está

Y estaba o al menos yo me estaba volviendo un poco más anormal. el frente era igual, el cartel ” ANTIGUEDADES PATA DE LEÓN ” igual , las letras amarillas de un gótico de filetero a medio curso con fondo blanco , los bordes de las letras eran rojos , era el mismo cartel pero me dije que adentro estaba la verdad como todas las verdades; crucé la calle , Rodolfo se prendio de mi brazo que quería separarlo con un empellón , me frenaba , le dije

-Quiero ver si tu teoría es cierta

Se calmó, entramos de una vez y de golpe apareció; Doña dolores me miró , le expliqué me explicó:

-El Rodo estaba muy apagado y se apegó al recuerdo de su padre entonces lo único fu mudarse , nunca lo entendió por lo tanto me fuí con lo que a mi esposo lo mantenía vivo………..no le haga caso a lo que dice mi hijo… no le haga caso.

Pedro Zinno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s