ARISTARCO PULLA Y LA IMAGINACIÓN DE ANAHÍ

Nadie posee el río dice Heráclito

Desde la computadora se alargaba la sombra que daba sobre su mano, era la sombra de una silueta que se había acercado a la redacción para entregar su queja del día pensó y de paso no acertar con su diminuta voz a dar con la atención del periodista Aristarco Pulla, a Pulla lo llevaba el diablo y estaba tan inmiscuido en la historia que apenas prestó atención a la luz semi -azul que destellaba en la sonrisa de la quejosa cuando el sol lo permitía. Aristarco levantó la mirada de cortesía de clase media o sea de obligación y le preguntó si quería sentarse y que era lo que la había llevado hasta su silla de enfrente.

La mujer le dijo que no era más que la insatisfacción que sentía de ver todos los días noticias en los diarios o Internet y no saber como era la perediposición del trabajador – autor o las peripecias del oficio para crear interés en una nota.El periodista que ya había encendido el quinto cigarrillo en una hora a pesar de las prohibiciones de hacerlo pegó una pitada y casi sobresaltado dijo : Es rara esa inquietud , ni yo puedo luego de veinte años de esto dar vuelta la moneda en ese caso; ya sea crónica o ensayo, o meramente la clásica información de un hecho , todo se produce como generación espontanea , hay algo que se une y se separa……….. como siempre; es un centro de conexiones que van más allá de lo biológico, te asalta te deja paralizado y uno se empieza a mover de otra manera , hecha mano de los sueños, y es desde la sombra de mazmorra hasta la bella luz de una mañana de campiña escocesa.

-No entiendo

-Claro mire señorita…… , no mejor , no déjelo, sería largo el cuento.

-Con lo básico me alcanza , me llamo Anahí, mucho gusto. Extendió su mano muy flaca de la cuál pendía un reloj diminuto , de esos de plata y manecillas doradas con una cinta roja que hacía las veces de correa, a la altura de la muñeca.

-Mucho gusto Aristarco para servirle, escritor, poeta y diestramente sociable.

-Los dos se rieron, entonces Aristarco accedió y lentamente comenzó a explicar los estilos, las bajadas. los títulos, la pléyade de trucos existentes y hasta la manera de catalogar la noticia como tál hasta que apareció la palabra imaginación entre tanto derroche de curso express de periodismo ; Anahí tomo el vaso de gaseosa que previamente el frustrado escribiente le había servido a pesar que el mismo se mostraba reticente a esa camaradería , tomó un sorbo rápidamente y lo depositó sobre una carpeta , más bien , sobre una servilleta roja que estaba sobre la carpeta.

-Usted dijo imaginación y no me imagino que mi imaginación sea tán fina como para hacer que otros me lean

-No se extralimite en su negación . Usted en esta respuesta ya está aproximándose a la misma pues dice que no la ve por lo tanto intuye que esta viva en Ud o puede llegar a estarlo. Tiene la idea. Se imagina periodista y está poniendo en práctica su poder de obrar, sus ganas al llegarse hasta este lugar.

-Es muy rebuscado para mí comprensión.No es fácil asimilarlo.

– Anahí, la imaginación solo abarca aquello que la mente suelta , echa por la borda para que navegue sin frac a pura crin y desnudo . Usted ha venido hasta aquí para cerciorarse si yo me acercaba a lo que Ud cree que es una noticia o algo parecido a una historia que llama la atención y no se da cuenta que Ud es la imaginación .Deshágase de si misma y sea el alma de las cosas y verá un señuelo. Luego de eso Anahí se hizo calle mientras afuera tronaba . Aristarco la recorrió .

Pedro Zinno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s