POESÍA DE MONTSERRAT

” …. sufría sueños tremendos, en los que a menudo parecía vivir todo un siglo en una sola noche “

Leslie Stephen

Nunca se sabe que puede decirnos un papel en blanco o una persona que camina bajo la lluvia. Un idioma de esos que tiene una significación especial para todos los seres humanos , un ensortijado mar de inconsciencia que nos identifica con la creación. John Sonpphage era un corsario de esos que tenía permiso de la corona Holandesa para asolar las diferentes costas expansibles a voluntad como así las creían los integrantes de una peculiar marina de los tiempos del siglo XVIII. Sonpphage era furtivamente despiadado pero en una de sus incursiones al Rio de la Plata conoció a Santiago de Liniers en el momento preciso de las Invasiones Inglesas, mientras los habitantes de las callejuelas de esta aldeana ciudad se aprestaban a pelear con pocas armas y con una voluntad que a medias no sabía que hacer. En sus charlas Sonphage acudía siempre a la fantasía en relación a su vida amorosa pero a la verdad en su vida de malhechor, que se excedía a gusto y piacere de aquellas instrucciones reales. Había advertido a Liniers acerca de su suerte meses antes de la Revolución de Mayo porque según decía tenia visiones , o mejor dicho era una especie de adivino . El entonces cuasi Virrey , francés, don juan, elegante y disciplinado como correspondía a un niño que había sido instruido y preparado en su vida militar por la Legendaria Orden de la Cruz de Malta hizo caso omiso . La advertencia discurría como el ron en los labios de los amigos, y nada podía detener la charla que transitaba por todas las aventuras posibles realizadas por las islas del Pacífico, la Provincia de la Banda Oriental , Cabo Verde llegando hasta las Islas Malvinas.

Enrique era un simple viajante de comercio cuya ajetreada labor lo había llevado a discernir la República Argentina , pasaba horas y horas ofreciendo artículos de ferretería a los anodinos comerciantes que argumentaban de todo mientras lo miraban para adquirir lo menos posible y a precios mas baratos de los que Enrique les ofrecía en un comienzo y es así en donde una cupla o un destornillador llegaban a constituirse en el argé del día ; punta gruesa , punta fina , para tornillos philips o simplemente para uso casero de los maridos precarios de capacidades hogareñas.

Enrique apenas tenía medio secundario pero era despierto como dicen los porteños con su verborragia iconoclasta , era un tipo de ley , alguien a quién no le ibas a ir con un cuento, o mejor dicho, no le ibas a hacer el verso, y así hasta la indefinición de lo definido. Una tarde se sentó en un bar del barrio de Montserrat ,llovía, camino las cuadras de adoquín , husmeó por donde Borges husmeó de forma intangiblemente magistral y milonguera pero no lo vió igual , y tampoco peor , pero al bodegón aquel lo atrajo una mujer de cara alargada, de mirada sin ternura pero que buscaba algo menos rancio que la tarde aquella con nubes como espigas , de esas caras alucinadas de tanto soportar silencio de otros . Lara , que más tarde se apellidaría Cáceres, y digo mas tarde pues todo se fue resolviendo a partir de la invitación que Enrique le hiciera para tomar un cafecito de esos express que el bodegón reservaba para que la comida bajara más dramáticamente por amargura que por digestión, era un cuento hecho mujer era un asalto de ternura indecible.

Lara Cáceres lo miró o mejor dicho lo maniató con su mirada y luego de una media hora de hablar intrascendencias le dijo que era pariente de un comerciante de la zona que había sido poeta , tenía muchos escritos pero se acordaba de uno :

No pelearé más luchas que no son mías

prefiero dejar atrás el tiempo ajeno

pues vendrán flores, vendrán tibias

otras manos que de mí vendrán .

No gritará el cañon ya mudo en mis oidos

y un toque en la distancia sé que me nombrará

será el amor de Plata y Rio tibio

que rondará las calles de Montserrat

Sonpphage

Pedro Zinno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s