DOS ORILLAS Y UNA LUZ

“Escribo para no ser escritor “

Witold Gombrowicz

Hacía mucho tiempo que trabajaba en el puerto de Rosario, en uno de esos guinches que trasportaban enormes cubículos de hierro que contenían mercaderías provenientes de distintas partes del mundo,

Un día cayó una de esas inspecciones de gobierno con que la administración distingue leales de legales y casi va preso, En realidad se probó luego de doce años de proceso que no tenía nada que ver y Anselmo Irrutia quedo sobreseído y es así que como corolario de tan buena suerte y con la razón en sus manos condujo sus pasos un sábado de julio a la oficina de su abogada defensora la Dra Mónica Alep .

Abrió la puerta de la oficina y ahí estaba yo, abogado adjunto:

-¿Hola como le va Dr ?

-Bien tratando de buscar la verdad, le respondí con un sarcasmo que nos complicó en una coincidente desazón acerca del sistema y los valores actuales y todo el plin – plin con que que los seres humanos nos ensuciamos y nos bañamos y santificamos en vez de ir a los bifes.

Apareció Mónica malgastada de ojeras por la lectura copiosa de la noche anterior , consecuencia del apremio por contestar un traslado de demanda , saludo con cortesía y preguntó :

-¿Como anda Anselmo?, ¿que lo trae por acá ?

-Vengo a pagarle por los servicios prestados y a decirle que en realidad no dije toda la verdad

-¿Como ? , no entiendo

-No en la vida digo, nunca digo toda la verdad

-Bien , pero en todo caso no sé que tiene que ver esto con el buen final que hemos tenido en el juicio. Aparte no olvide que siempre le ha asistido la razón y en el fondo además todos nos equivocamos en algo , ¿no le parece ?

-Si pero no tuve lealtad , quisiera ser algo mejor que un simple ciudadano

Me metí en la conversación y apenas pude responder secamente con un básico “nadie puede ser juzagado por lo que piensa de si mismo “

Me cantó retruco con una mirada de desperdicio, y es allí donde me di cuenta que el tipo iba hacia algo que yo imbecilmente había malogrado.Alep sin tomar partido abrió la cancha para otra jugada pues intuía el upper que se le venia y que ya no era tiempo de tomar distancia.

-¿No es cierto que hay una lógica y esa lógica tiene proposiciones que pueden ser alteradas para convertir los argumentos inválidos en algo creíble ?

-Si, así es, calladamente esgrimió la letrada.

-Ud dijo en el juicio que se tuviera en cuenta que además de no haber pruebas yo era una gran cumplidor y buen padre de familia , ¿es verdad ?

-Si , admitió ya oscurecida por la mitad de la sombra de un sol casi apagado que incluía a su oficina en la despedida

– No es así , dejé a mis hijos hace tres años y nunca más volví para verlos . Todo me lo gasté en salidas , alcohol y ruleta.

Alep no sabía que decir y empezo a hablar de ideas, cielos empíreos platónicos , dioses humanos griegos, aforismos romanos , ficciones del derecho , del sexto cielo de Dante, Unamuno y el sentido de la trascendencia, en fin a ese punto yo ya me había ido de este relato . Alep se regodeó y Anselmo Irrutia vio apagarse el rostro de la Dra Mónica cuando ya no había mas tarde sobre un Buenos Aires robado.

Pedro Zinno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s