RAMAS

Desde la esquina volvía de la Capital como antes le decían a CABA con un bolsón en la mano lleno de camisas para armar,tenia botas de goma porque antes de salir se veía llegar la tormenta. Las callecitas de aquél asfaltado ni se veían, todo era inundación , una especie de minimarejada creada por los autos que pasaban muy de a ratos. Mi vieja , la tana costurera con apenas unos pocos grados de primaria, volvía asustada con la nueva carga de responsabilidad , su laburo , otro más de tantos que hacía con rigor , una sonrisa lo alisaba , lo hacía ver bueno para que su hijo ni sospechara el esfuerzo.

Entró a la casa y casi sin pestañear y luego de depositar ese montón de trapos para coser , abrió el bolsón y extrajo un libro de tapa roja si mal no adivino y letras negras ; decía en su frente ” San Martín , Bolívar y Washington ” Me dijo , “pasé por un puesto de diarios y me pareció que te iba a gustar “

Allí en esa misma casa , una tarde a las 14 hs mas o menos , supongo, estimo , volvía con su pantalón grafa color marrón , sudado hasta la esperanza, con ganas de encontrar algo en la mesa , pletórico como el que todo lo tiene a pesar de la quincena que jamas era propicia para el festejo, el tano , mi viejo, me miró como con vergüenza , como implorando que ojala me gustara lo que iba a regalarme , era un libro de tapas blancas con un pibe jugando a la pelota en su frente,era de un tal Dr Shijman ,” La parapsicología y la pelota de fútbol ” me sonrió con sonrisa de abrazo y preguntó ¿te gusta ? , lo encontré tirado en la fábrica.

Cada vez que abro un libro me acuerdo de ellos , mis sabios personales, mis viejos , los que vinieron a éste país de amigos de donde nunca se quisieron ir.

Pero como siempre digo amigo leyente U, la nostalgia es dadora de vida , no tenga duda . A mi me regaló el amor por la lectura y al mismo tiempo el cariño por mi barrio , mezcolanza predilecta de los duendes, en donde letras de poesía y novela se zurcen con el baldío y la epopeya de las cosas mas sinceras .

Luego, es verdad, viene la otra vida , la de la pose , la posición , la del entumecimiento que nos quiere birlar la voz, pero el libro, un buen libro acude siempre a salvarme , mis viejos bajan , se reclinan en mi vista , me cuentan el cuento ese que ellos solo me hacen creer , el cuento de que siempre se va a poder ;Todo es posible me susurran, todo es inicio, me susurran , siempre

Pedro Zinno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s