Ana Katz: Lo cotidiano en pantalla grande

La joven directora y actriz Ana Katz nació el 2 de noviembre de 1975 en Buenos Aires y se recibió en la Universidad de Cine de San Telmo (FUC). También cabe destacar que estudio actuación con Julio Chávez y Elena Tritek, dato muy importante teniendo en cuenta que sus proyectos cinematográficos tienen interpretaciones completamente reales y creíbles, un problema notable en el cine actual argentino, donde importa tanto la exportación para premios internacionales y la incorporación de productoras del extranjero para poder cubrir los gastos de filmación que se dejan de lado la realidad y los diálogos propios de nuestro país.

En este aspecto de su filmografía me quiero detener: la cotidianeidad de las historias que cuenta.

Dentro de su ya larga filmografía voy  a destacar tres películas con argumentos totalmente diferentes: Los Marziano (2011), Mi Amiga del Parque (2015) y Sueño Florianópolis (2018). Con un marco de tiempo de siete años realizó, junto Daniel Katz e Inés Bortagaray,  tres proyectos que enmarcan realidades argentinas ligadas a la familia, a la confianza y a las relaciones entre estas mismas, con desarrollos de personajes que te dejan ver, desde cada perspectiva, su vida y sus pretensiones más allá de cualquiera historia ridícula hollywoodense.

Mercedes Morán y Arturo Puig, Los Marziano (2011)

Los Marziano es la película de Ana Katz con el elenco más reconocido, pero no por ello menos interesante. Nos narra la historia de los hermanos Marziano, uno caracterizado por Guillermo Francella y otro por Arturo Puig. El primero, Juan, un oportunista que en camino a una entrevista de trabajo descubre que tiene algún tipo de  trastorno neuronal donde no puede leer y se choca con las cosas; y el segundo, Luís, un doctor  reconocido y adinerado que vive en un Country junto a su esposa (representada por la gran Mercedes Morán), que se interna en la búsqueda de un incógnito maleante que se encarga de hacer pozos por todo el campo de golf del barrio cerrado. La película ronda en torno al encuentro de estos hermanos y como se evitan, Luis odia a Juan porque le debe mucha plata y Juan tiene vergüenza de verlo y además está completamente obsesionado con sus doscientas cintas de casete de sus antiguos programas de radio que quiere digitalizar. Lo peculiar de esta narración es una crítica a las clases altas, a la impunidad con la cual Luís quiere controlar el lugar y a su familia como si fuese el dueño y como prioriza su problema de los pozos más que la enfermedad de su hermano. Los personajes tienen un accionar muy fundamentado y una explicación del porqué de sus actos  que nos hace comprenderlos y empatizar totalmente con ellos.

Julieta Zylberberg, Mi Amiga del Parque (2015)

En Mi Amiga del Parque Liz (Julieta Zylberberg) y Rosa (Ana Katz) son dos “madres” (entre comillas porque la maternidad de Rosa para con la pequeña Clarisa no queda muy en claro), que se conocen en una plaza y entablan una amistad. Una amistad que en ningún momento termina de ser evidente porque la película se trata justamente de eso: la confianza. Los personajes de Rosa, junto con el de su hermana, son ambos muy misteriosos y no se llega a saber si se quieren aprovechar de Liz o si de verdad tratan de entablar una relación más allá de cualquier beneficio personal. La duda que plantea el film es una que juega con el espectador y deja un mal sabor de boca hasta que termina, y un poco más. Una de las mejores películas de esta multifacética directora.

Gustavo Garzón y Mercedes Morán, Sueño Florianópolis (2018)

Finalmente, y perdón por la subjetividad, mi favorita: Sueño Florianópolis, la más actual de las tres pero también la más comprendida desde un punto de vista personal argentino. Cualquier argento que haya ido a vacacionar con sus padres/hijos durante las décadas de los 90’s y 00’ entenderán esta historia llena de problemas familiares y de personajes reales. Este film nos cuenta el viaje de Pedro (Gustavo Garzón) y Lucrecia (nuevamente Mereces Morán), que junto a sus hijos van a pasar un verano a Brasil para tratar de enmendar, o terminar de hundir, su matrimonio. Una narrativa muy fuerte dentro de lo cotidiano de ese viaje y de las separaciones que se dieron en esa generación de matrimonios. Una película que recomiendo ver por la dirección, el guion, las actuaciones y principalmente la realidad que enfrenta esta pareja.

El futuro de esta gran directora seguro la va a llevar a seguir creando historias que nos hagan convivir más con la realidad. Ficciones que no se traten de eventos que nos alejen de cosas que podamos llegar a atravesar, sino, todo lo contrario, nos van a acercar más a la vida, a la muerte, al amor y al desencanto inevitable de este mundo.

Mariano Vera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s