El femicidio del que nadie habla

Muchos ni siquiera sepan quien es, a otros quizás ni les haya importado este caso. Sin embargo no fue un caso más y no fue la Sra de… Ella tenía nombre y apellido y su vida importaba. Tanto que ella después de años de estar junto a él tomó la decisión de dejarlo porque ya no aguantaba más. Quizás un matrimonio sin amor, quizás maltratos, quizás destratos.

Ya establecimos en otro artículo que la violencia no es sólo física, es la más común y más fácil de detectar. Pero hay otros tipos de violencia y este es uno de esos casos.

El nombre de Neuss sonó el 10 de Octubre en la tele pero no por su empresa sino porque había disparado a su mujer y se había disparado él también.

Las primeras versiones apuntaban a un pacto suicida, esto mismo fue lo que declaró el propio hijo de la víctima: “ mis papas no soportaban la idea de que tenga cáncer y por eso se mataron”.

Cuando escuché esto mirando mi programa favorito, Cámara del Crimen , algo resonó en mi cabeza. Que raro un pacto suicida sabiendo que el hijo tenía cáncer, es muy dudoso que ambos padres se maten para no tener que soportar la enfermedad de un hijo. Una de las amigas de Silvia más tarde declararía: Silvia era una madraza, lo último que habría hecho ante la enfermedad de un hijo hubiera sido quitarse la vida: ella hubiera movido cielo y tierra para salvarlo”. Las amigas del golf dicen que Silvia estaba encantada con esa vida porque tenía a sus cuatro hijos cerca y disfrutaba de sus nietos y de las caminatas” Era un encierro dorado,o al menos eso era lo que pensábamos”.

Mientras veía las fotos de la pareja no pude evitar observar la mirada de tristeza y resignación de Silvia. No era feliz y se le notaba.

Con el transcurso de los días la verdad salió a la luz.

El día anterior al hecho Saravia le había pedido a Lucila ( su hija) que la cobijara la noche anterior en su casa para evitar dormir con su marido.

Para salir del espiral de violencia y maltrato en la que se sentían atrapadas, le propuso a su madre irse ese fin de semana fatal al campo que la familia tiene en Sierra de la Ventana ” Nos vamos hasta el martes, hasta que se calme un poco todo. Mañana vas a buscar algo y listo “, le dijo Lucila.

Al día siguiente pasadas las 12 del mediodía , Silvia, su hija y sus nietos salieron en auto de la casa. Lucila manejó hasta la casa de sus padres, estacionó en la puerta y su idea era acompañar a su madre a juntar ropa y salir del Country hacia Sierra de la Ventana.

En el momento que iba a ingresar con su madre a la casa una vecina la llamó avisándole que tenía unas lámparas que le había encargado y que podía pasar a buscarlas.

Mamá subí y hace el bolso que en tres minutos te vengo a buscar”. Si no hubiera existido ese llamado, el final hubiera sido el mismo?

A penas unos segundos después recibió la llamada de una de las empleadas domésticas de la casa de sus padres en la que le informaban que se habían escuchado dos disparos.

El primero en llegar fue Patricio, otro de los hijos de la pareja, quien pateó la puerta de la habitación de sus padres y encontró a su madre muerta de un balazo en la cabeza y a su padre agonizando a un costado después de pegarse un tiro en la sien.

La autopsia reveló que Silvia intentó defenderse de su marido. Ambos tenían marcas en las manos y en los brazos. Neuss tomó de la cabeza o de los pelos a su esposa en el baño de la habitación y le disparó con su arma letal. La bala rozó uno de los dedos de la mano con la que sujetaba a su víctima.

Los investigadores se preguntan si antes del desenlace fatal hubo gritos y golpes. Seguramente si. Nadie escuchó nada?

Las empleadas comentan que había discusiones pero nada de “ importancia”. Sin embargo las amigas y la hija dicen lo contrario. Algunas amigas comentaron que él la humillaba públicamente cuando están juntos, sino estaban la mayoría del tiempo ella con sus amigas y él con los suyos.

Empieza a sonar dentro de la investigación el llamado “ pacto de silencio”. Lo primero que causo una ofensa , fue que los hijos decidieran sepultar a Silvia con quien fue su asesino. Para quienes investigan el caso fue una clara muestra de hermetismo, la discreción y también la apariencia social bajo la que vive la familia. Muchas hipótesis surgen. Neuss tenía una relación paralela. Había tensión en el matrimonio relacionada a la dirección de las empresas del clan familiar.

Un pacto de silencio que arrastra a las empleadas domésticas, quienes muchos sospechan que declararon lo que le dijeron sus patrones y no lo que en verdad sucedió dentro de esa casa.

Lo que sucede en el Country queda en el Country?

Los medios trataron el caso como mucho, dos días. Luego se esfumó. Como si nada hubiera pasado, como si Silvia jamás hubiera existido. Después del femicidio los medios la mencionaron sólo como un apéndice del hombre exitoso,el mismo que la asesinó .Le dieron una dimensión pasiva, deshumanizada. La transformaron en un cero a la izquierda. Hablaban de quién había sido Neuss y la gran fortuna que poseía.

Los avisos fúnebres siguieron tratándola de Neuss. Siguió perteneciendo, incluso en muerte ,a su homicida.

Quien era Silvia Saravia?

Una mujer llena de proyectos que se ocupaba de los demás.

Amaba la música y el arte. Ayudó al Coro Polifónico Nacional Argentino a realizar muchos eventos.

Ayudó a desarrollar muchos proyectos de cultura francesa. Siempre ayudando a los demás.

Una madraza que amaba estar con sus hijos y nietos.

El maltrato no sólo es físico y se encuentra en todos los estratos sociales.

Me pregunto, qué diferencia tiene ella con el resto de las mujeres que sufrieron o sufren de violencia de género? . La palabra clasista resuena en mi cabeza. Tenía plata, lo tenía todo y bue…murió. La hipocresía a flor de piel. La empatía con una chica que sale a bailar y termina muerta es lo que vende más, si una mujer es asesinada en manos de su esposo rico es algo totalmente irrelevante. La opinión de la mayoría es lo que dicta por quien debemos gritar por justicia y por quien no?

Para los medios es más importante vender el morbo y no la búsqueda de la verdad, y mucho menos de la justicia de las víctimas.

La hipocresía a la orden del día.

Que en paz descanses querida Silvia Saravia.

Valeria V. Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s