Maltrato a la mujer, el asesino silencioso.

La violencia crece donde decae la palabra”

En Argentina los hechos de violencia a la mujer va en aumento año tras año, aunque una cantidad de mujeres se animaron a realizar las denuncias requeridas todavía tenemos un grupo que dudan de hacerla.

Esas mujeres que aún padecen en silencio sufren constantemente manipulación, aparte de la física, psicológica, y no cuentan con los medios económicos suficientes o ayuda cercana para poder desprenderse de su agresor quien toma un control persistente sobre su vida, sus acciones y el entorno que las rodea, con el fin de que la búsqueda de ayuda quede reducida.

Es importante destacar el bajo rol que cumple el estado ante esas violencias de género y la casi nula importancia que se le dan a las denuncias que se realizan, en algunos casos se produce la acumulación de éstas y tristemente, terminan en asesinatos. Por eso es fundamental fortalecer las leyes y la persistencia ante los encargados de llevar a cabo las investigaciones para luego no lamentar las consecuencias.

También se debe tener persistencia en la toma de conciencia y un valor crudo para poner en primer lugar la vida personal , y no regalarla tan impunemente con todas sus consecuencias y daños, no solo a nivel personal sino también el dolor que genera en el ámbito familiar. Y es que la mujer todavía en estos tiempos se encuentra débil y aún cree que necesita de un segundo para afianzar su camino por la vida, creyéndose que sola no podrá continuar o que no está preparada para transitar las condiciones sociales y económicas que la rodean.

A continuación se nombrarán algunas de las situaciones donde se sugiere que puedes estar bajo la influencia psicológica:

No te sientes libre de pensar, decidir, actuar ni valorar. Siempre tienes esa necesidad de consultarlo todo antes, ya que siempre te asalta la duda de ‘qué pensaría él o cómo va a reaccionar’.

✓No dispones de tu dinero por completo, él es quien lo maneja y quien decide para qué y cómo se destina.

✓No puedes vestir como quieras,te preocupa si enseñas demasiado o si él aprobará la vestimenta.

No puedes llegar a la hora que quieras a casa, tienes un toque de queda como si fueras una adolescente. Tienes que pedir permiso o dar explicaciones cada vez que entras y sales.

✓No tienes criterio dentro de tu propia casa o dentro de tu relación. Cuando algo no va bien, toda la responsabilidad cae sobre ti, siempre eres la única responsable. A veces sientes culpa.

✓No puedes ofrecer nunca tu punto de vista sobre ningún tema, cada vez que lo intentas sientes que te has metido en una especie de ‘túnel del terror’. Tus opiniones, inquietudes o pensamientos valen menos a sus ojos hasta el punto de que incluso tú misma cuestiones si valía.

✓No tienes el control total sobre tu vida. Él es quien revisa tus horarios, amistades, mensajes del móvil y redes sociales, dinero, tiempo libre, ropa… Acostumbras a pasarle casi un ‘informe pormenorizado’ de tu día entero.

✓No te sientes valorada, estás metida en una espiral de chantajes y reproches. Vives con miedo, ya que temes su reacción o temes la manera en la que él se toma las cosas.

No tienes tantos amigos como antes. Antes eras una persona sociable, pero tu círculo de amigos se ha reducido al mínimo. De todas formas, tampoco te atreves a contarles a tu entorno nada respecto a tus problemas de pareja.

Tienes miedo.

Es importante que la mujer no dude en solicitar ayuda a un pariente cercano o amiga para sentirse acompañada en ese proceso, en la mayoría de las veces angustiante, pero a la larga liberador. Entendamos que la mujer que no acciona ante el primer acto de violencia, padecerá una suma consecutiva de situaciones que se irán agravando por matener su silencio.

Si estás en esta situación y no tenés a nadie que pueda guiarte, ayudarte o acompañarte en el proceso de liberación podés solicitar ayuda en este mismo foro dejando un mensaje el cual responderemos a la brevedad para guiarte y acompañarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s