Un amor roto: Historia Femicida N°1

Cruzamos miradas e incluso él me dirigió la palabra. Me sonrojé, en verdad me gustaba.

No se hizo esperar y me invitó a salir. Acepté de inmediato, obvio.

Era un compañero y pocas veces cruzamos palabras pero la chispa estaba.

Ese día, estaba nerviosa, muy nerviosa a decir verdad. Había terminado hace varios meses una larga relación, la rotura había sido muy dolorosa. Pero al verlo mi corazón latía, los nervios y la esperanza de encontrar nuevamente un amor emanaba por mis poros.

La salida fue cerca de su casa. Cenamos y me invitó a tomar algo. Se comportó como un caballero y las mariposas de mi estómago revoloteaban como locas sin parar en mi panza.

Las citas eran soñadas y la ilusión se acrecentaba.. Volví a tener esperanzas en el amor para siempre.

Al poco tiempo me fui a vivir con él. No quería que trabajara más de noche y entre los dos sueldos podíamos vivir tranquilos, eso creí.

Reíamos , salíamos, compartíamos. Me crei haber encontrado un compañero para toda la vida.

Un día estábamos charlando de cosas sin importancia , pero la discusión se tornó más grande . Estábamos parados enfrentados, él me zamarreó. Yo me quedé helada. Sus ojos estaban desorbitados. Yo no sabía que pasaba. Mi corazón latía a mil , pero ésta vez vez no era de amor, era de miedo.

Al día siguiente al volver del trabajo se aparece con un ramo de flores ( bien de manual), mi corazón volvió a latir de amor y lo perdoné. Nos abrazamos y todo volvió a florecer.

Pasaron dos semanas, me sentía como si estuviera en la luna de miel. No podía creer lo afortunada que era. La vida me sonreía.

Esa noche el quiso salir con sus amigos. Yo no me sentía bien y no quise salir. Le dije que no había problema que fuera él. Pero en verdad quería que se quedara, que me cuidara. Él se fue. Se hizo muy tarde y me preocupé. Le mandé mensaje pero no respondió. En mi cabeza pasaron miles de tragedias. Y entonces cometí el “error” de llamarlo. Me gritó muchísimo. No sabía que decirle , le pedía perdón pero eso parecía enojarlo más. Corte y me largué a llorar. Lloré hasta quedarme dormida.

Cuando llegó sólo se acostó y se durmió enseguida. Apestaba a alcohol.

Al día siguiente la discusión fue lo primero que recuerdo apenas abrí mis ojos. Él estaba enojado porque interrumpí su salida , los gritos comenzaron y el lanzó el primer golpe . Mi ojo pareció estallar. Corrí al baño a ver si todavía lo tenía. Mi pareja corrió detrás mio para ver si estaba “ bien”. Me pidió perdón de miles de formas y como yo creía en ese amor lo perdoné.

Los golpes se comenzaron a hacer cada vez más comunes. Los ocultaba con maquillaje y la ropa.

Me alejé de mis seres queridos , de mis amigos, de todo aquel que pudiera ver esas marcas en mi cuerpo.

Me sentía avergonzada. Quería portarme bien para no hacerlo enojar. Quería que esto funcione. No podía soportar otra decepción amorosa. Me había equivocado otra vez. ¿Que dirían los demás?.

Los meses pasaban muy lentamente. Ya no sentía amor, sentía miedo. Pero no podía irme. ¿A donde iba a ir? No tenía salida, estaba sola. Si él se enteraba que pedía ayuda me mataría.

La última discusión ya ni recuerdo por qué fue. Sólo se que él se fue a lo de su mamá y por teléfono me exigió que me fuera del departamento, que pagábamos los dos pero él “aportaba más”.

Le dije que si. Y comencé a juntar mis cosas. Las lágrimas brotaban de mis ojos, pero no eran de tristeza, eran de bronca. Una bronca acumulada por ser tan tonta de haber soportado todo eso creyendo que era por amor.

Los primeros días seguía guardando mis cosas y él se iba a lo de su mamá. A mitad de la semana me llama enojado ( ni sabía que había hecho ahora). Me dice : -“ Yo se que vos te querés quedar conmigo, te dije que te vayas”. Con voz temblorosa le dije :- “ A fin de la semana me voy, quedate tranquilo. Tengo que llevar mis cosas y de un día para el otro no puedo”.

Cortó después de insultarme.

Las lágrimas brotaban sin parar. ¿Porque tenía que aguantar tanto? Seguí con mi tarea. Y ya había terminado cuando golpean a la puerta. Era él. Mi corazón se detuvo por completo. Le pedí que se fuera. Hizo una escena y vi como se alejaba en la calle a los gritos.

Junte la basura y acomodé todo. Cuando me fuera no quería darle otra razón para que se enojara.

Había pasado casi una hora y mi labor había concluido. Respire muy profundo y junte las bolsas de basura. Cuando abrí la puerta ahí estaba él . En la oscuridad, esperando. En ese mismo instante supe que ese era mi fin. Me empujó al departamento y me paralicé. Se dio cuenta que no mentía, que si esta vez me iba. Se acercó para abrazarme , yo me alejé temblando. Logré que se fuera. Fueron los 5 minutos más aterradores de mi vida.

Llegó el sábado y al fin salí del lugar. Miraba con melancolía por última vez el que había sido mi barrio.

En lo de mi amiga lloré a mares. Y mientras comencé a desempacar .

Pasaron dos meses y mi teléfono sonó. Un mensaje de él. Mi corazón latió fuerte como solía hacerlo cuando estábamos juntos.

Quedamos en que vendría a buscarme para charlar.

Mi amiga me miró y dijo : -¿Después de todo le vas a volver a hablar?

Agache la cabeza y me quedé muda.

El día del encuentro llegó. Y bajé para abrirle la puerta. Estaba tan hermoso como siempre.

Subimos y charlamos, reímos y decidimos volver a su departamento.

Caminamos hacía la estación , en el transcurso de las cuadras comenzamos a discutir. Llegamos al andén. Mientras el tren se detenía sólo podía mirar al piso. No pensaba en nada. Las puertas se abrieron. Él subió. Pero algo me detuvo y sólo me quedé mirándolo. Viendo como el tren se alejaba con él adentro. Me miró con odio una vez más. ¿Cómo podía yo , la débil , hacerle eso ?

Respiré profundo y caminé con una enorme sonrisa otra vez. Me había sacado de encima una enorme mochila que me pesaba.

Al cruzar el departamento que compartía con mi amiga una tranquilidad invadió mi ser. Y supe que había elegido seguir viva y ser feliz por primera vez en mi vida.

Ese mismo día comencé una relación de amor conmigo misma. Ya nadie puede hacerme mal.

Hoy soy feliz y me amo.

Valeria V. Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s