Femicida de mi corazón- A vos mujer te gusta que te peguen y te violenten-

Comentarios como este son los que cada día se leen en las redes dichos desde la ignorancia de no haber vivido situaciones de violencia. Acá te va un poco de información…junto con mi propia historia.

Pregúntame si me gustaba que me peguen. Pregúntame a mi, que fui victima de un hombre que me pegó hasta hacerme perder mi embarazo de 6 meses. Tuve que enterrar a mi beba en un cementerio con mi útero partido al medio ¿Sabés de mi dolor? ¿Podés empatizar con eso? No lo creo si me estás diciendo que me gusta que me peguen…No creo que a ninguna mujer que esté viviendo un hecho de violencia le gusta que le peguen. Leeme hasta el final, quizás tu punto de vista pueda cambiar…

Este tipo de comentarios a mi particularmente me hicieron cerrar mi boca durante mucho tiempo. Y sé bien que no soy la única a la que le pasó. Soy consciente de que en este mismo instante hay un montón de mujeres pasando por la misma situación. Mujeres que se callan porque vivimos en una sociedad que juzga, que habla sin saber, que no empatiza con el dolor ajeno. Que no le importa decir lo que piensa y no mide si va a lastimar al alguien con su “frontalidad” y su manera de ser tan “sincera”. Lo peor de todo es que en general son más mujeres que hombres las que tiran este tipo de frases. Eso si que duele, porque son quizás esas mismas las que dicen que vivimos en una sociedad machista y patriarcal.

Además de tener que vivir situaciones en donde las mujeres somos violentadas de todas maneras, tanto fisica, como mental y psicologica, como espiritual , economica, etc, no podemos decir nada porque también recibimos el golpe de puño de la palabra cuando nos dicen: “Te gusta que te peguen”. Dios mio. Yo no quería hablar porque en los momentos que lo hice me contestaban eso o cuestionamientos tales como ¿porque seguis a su lado? ¿Porque no te vas y listo? Sos una estupida para estar al lado de una persona así e innumerables cosas que la gente cree esta bien que te lo diga. Entonces callaba y callaba y me sumia en el dolor de sentirme incomprendida y juzgada. Nadie te puede ayudar, porque cuando pedís ayuda solo recibis este tipo de juicios y cuestionamientos. He tenido que aguantar gente que me diga que me cagaría a trompadas por quedarte con el chabón. ¡¿Me hablas en serio?!

Yo viví al lado de un hombre que al principio se mostró dulce y cariñoso, amable y gentil. Por supuesto me enamoré de eso, me enamoré de ese varón que cualquier mujer sueña y cuando ya estaba enganchada comenzó a sacarse su disfraz de cordero quedando expuesta la verdadera bestia que terminó siendo.Yo lo amaba, lo amaba con el alma. LE di todo lo que estaba a mi alcance con tal de verlo feliz, pero a él nunca nada le alcanzó. Yo vivía frustrada porque no solo sentía que todo lo que le daba le alcanzaba sino que también recibía malos tratos de su parte. Por supuesto todo fue progresivo, al principio fueron malos tratos verbales, como gritos o humillaciones del tipo : – Sos una pelotuda. ¿No ves que no servís para nada? Callate nena, por favor, callate. Con este tipo de denigraciones a mi persona mi autoestima fue cayendo en picada quedando atrapada en la red de mi propio femicida.

Un día sin darme cuenta me puso una trompada. El miedo que sentí en ese momento fue inexplicable. Además que no entendía porque me había pegado. Mi cerebro colapso y entró en una especie de corto circuito. No podía entender que alguien que te dice que te ama y que te da caricias es el mismo que después dice que te odia y te surte una trompada. No sabía como salir de esa situación y entonces siguieron las amenazas por parte de mi captor de toda índole. Allí es cuando quedas cautiva y presa de tu propia cárcel. Todo el tiempo es miedo, miedo paralizante porque no sabés como y cuando el otro va a reaccionar. Pero además de esto, este tipo de hombres pide perdón y demuestra arrepentimiento, entonces allí se vuelve mucho más peligroso, porque le crees, le crees que va a cambiar, lo justificas, ¡claro! El tipo te dice que te ama que por favor lo perdones y vos le crees. Eso le dura un tiempo en donde el vuelve nuevamente a ser amoroso y buena persona, de nuevo se pone el disfraz de cordero y te relajas y decís por dentro:- ¡Que suerte que cambió! ¡Era cierto, solo tuvo un mal día, pero ya no se va volverá a repetir!

Y un dia…¡plaf! otro insulto seguido de una buena trompada o de un buen bife a mano abierta. Y vos que pensaste que todo había cambiado te volvés a llenar de miedo e incertidumbre.

El tiempo pasaba y yo le contaba a mis amigas de la situación. Muchas me hablaban con mucho amor tratando de hacerme ver que él nunca iba a cambiar, que el era así violento. Sin embargo en mi cabeza seguía la negación basada en el miedo de irme de su lado. Había varias cuestiones que me hacían seguir atrapada en este calvario. Una de ellas era que mi autoestima estaba tan baja que me creía que todo lo que el me decía era cierto, que yo no servía para nada significaba que yo era inútil y que por eso nadie me iba a querer y que tampoco podía hacer algo para vivir a otro nivel. Otra de las cuestiones era la dependencia que se había generado. En este tipo de relaciones a nivel cerebral se producen determinadas hormonas que funcionan como lo hace una droga, de tipo compensatorio de placer. Yo me separé varias veces de este hombre, pero luego ingresas en una especie de abstinencia en la cual necesitas de muchísima voluntad para poder superarla y no volver. Más allá de la voluntad necesitas de un circulo de contención que te ayude a sostenerte en el tiempo para que no te surta la recaida emocional y vuelvas al lado de la persona que te dañó.

Entonces, cuando yo leo comentarios de esta índole hoy puedo comprender que no todo el mundo sabe de que estamos hablando. Hoy como comunicadora y con este espacio a mi disposición me quiero dedicar a informar y educar a la gente que este abierta a comprender que sucede para que también se nos pueda ayudar. Pero basicamente creo que entre las que sufrimos este tipo de situaciones somos las que tenemos que apoyarnos y sobre todo no callarnos a la hora de contar lo sucedido.

Yo terminé muy mal. Aun me cuesta salir, por momentos lloro sola o con alguien de mucha confianza que se que no me va a juzgar. Terminé toda rota y fundida en todos los aspectos de mi vida. Lo que sigue es una rehabilitación para poder rehacer mi vida y volver a confiar en que si la rehago, mi vida amorosa nuevamente tiene que ser al lado de alguien que me cuide y me respete. Hoy elijo poder hablar de esto sin sentir la verguenza de que van a decir los demás, pero duele y lastima leer comentarios que siguen acuchillando mi corazón. Vengan de donde vengan. De todas maneras decidí no parar y seguir hablando de como voy haciendo yo para poder salir adelante y brindar mi experiencia que quizás sirva de gran ayuda a otras mujeres que pasaron y/o están pasando por lo mismo. Que puedan hablar, que no se callen, que nos saquen la mano de la boca para poder expresar nuestro dolor y nuestra angustia. Que dejen de creer que nos hacemos las victimas para aprovecharnos de alguna situación y sacar ventaja porque no es asi.

Continuare…lo juro!

Andrea Viglino

Seguime en Facebook @femicidademicorazon

Podés leer mis articulos en mi pagina de facebook o en los siguientes links:

Nota Mental:

Si en tu casa estás viviendo situaciones de violencia de género, comunicate al 144. Es gratis, te atienden las 24 horas todos los días.

Hay un femicidio cada 23 horas, y en esta etapa de aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus, el número va en aumento.

En caso de vivir una situación de violencia, la víctima puede salir y pedir ayuda: salir del aislamiento está justificado porque está en peligro. Ante esto, la Ciudad aconseja:

  • 911 – Urgencias
  • Línea 144 – Asesoramiento, acompañamiento y contención
  • Oficina de Violencia Doméstica – Denuncia y atención las 24 hs. (Lavalle 1250- 11-4123-4510)
  • Comisaría más cercana – Denuncia
  • Ministerio Público Fiscal – Denuncias y atención las 24 hs (denuncias@fiscalias.gob.ar)
  • WhatsApp de la Ciudad: 11-5050-0147

¡Por favor sociedad! ¡Basta! Tu juicio también nos pega, nos silencia y nos mata.Necesitamos mas empatia, más comprensión y escucha…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s