Jugando con el demonio

En una tarde de lluvia unos amigos se habían reunido para matar el tiempo . Había pasado mucho desde la última vez que se reunieron todos.

El aburrimiento era demasiado y ya no sabían que hacer. La salida al parque había visto truncada por una tormenta tropical.

Carlos tuvo una idea: si jugamos al juego de la copa???

La mayoría dijo que si contentos de tener algo misterioso y divertido para hacer,que además con la tormenta daba un ambiente mucho más tétrico. Claudia por otro lado, se negó por completo diciendo: el juego de la copa no es un juego,una vez que entabla una comunicación con el más allá se abre un portal y si no se tiene cuidado ese portal quedará abierto y las consecuencias serán devastadoras.

Carlos a las carcajadas ( bastante molestas) le grita: no seas tan miedosa. Eso es sólo una leyenda , no pasa nada.

Todos empezaron entusiasmados a preparar las cosas.

Desocuparon la mesa redonda y comenzaron a preparar los papeles con las letras. Colocaron la copa de cristal boca abajo , y se juntaron en círculo.

Pusieron los dedos índices en la copa y cerraron los ojos.

Las risas comenzaron a penas Carlos hizo la primer pregunta : hay algún espíritu aquí?

Carlos silenció a todos con un grito y a partir de ese momento la sesión se comenzó a realizar con total seriedad .

Claudia miraba callada la escena desde un costado. El miedo empezaba a crecer en su interior y rogaba que la sesión fuera corta o nula del todo.

Al comienzo no pasaba mucho, todos miraban fijamente la copa ,sin embargo ésta no se movía. Hasta que luego de un rato muy largo la copa hizo un leve movimiento. Inés de inmediato dijo: córtala Agustín,no molestes. Deja de mover la copa. Agustín la miró con furia. ” yo lo hice nada ,nena”

Las miradas de todos los presentes comenzaron a recorrer el lugar,buscando una sonrisa cómplice. Pero no hubo ninguna.

El ambiente se tornaba cada vez más denso. Mabel tomó la posta y pregunto con voz mandona: hay alguien que quiera hablar con nosotros?

La copa se dirigió directamente al si.

El escalofrío recorrió a todos los presentes.

Mabel continúa su encuesta.

Me podes decir tu nombre?

La copa forma la sigla : SA

Carlos completó: Sara? Sandra? Santos?

Shhh.,grita Claudia desde el rincón…y en ese mismo instante la copa sigue marcando las letras hasta formar tan SATAN!!!!

Los ojos de los presentes no daban crédito a lo que acababan de leer. Mabel aterrada se levanta de la silla rápidamente.

Nooooo!! Jamás saquen el dedo de la copa en medio de una sesión, jamás!!!! Grita desesperadamente Claudia

A pesar del terror Mabel toma asiento y coloca el índice en la copa. La copa comenzó a realizar círculos cada vez más rápidos y zigzagueantes .Los presentes estaban aferrados. Las chicas lloraban y los chicos estaban atónitos.

Las puertas se abrían y cerraban con una furia increíble. La escala de violencia en la casa era tremenda. Las cosas evitaban,se prendían y apagaban las luces ,se escuchaban risas,el teléfono sonaba sin siquiera estar conectado.

Mabel no aguantó más y gritó a todo pulmón.: Bastaaaa!!!!

Y en ese instante todo volvió a la calma. Los presentes agitados se miraban ,sin saber que hacer. Mabel preguntó: ahora que hacemos?

Claudia dijo: despídanse con respeto y saquen los dedos de la copa ,quemen las letras y huyamos de aquí ya mismo .

Y exactamente eso hicieron. Todo transcurrió de forma calmada y silenciosa .

Nadie quería emitir sonido alguno. Esa experiencia horrible les había sacado las ganas de volver a jugar a eso, incluso siquiera de volver a comentarlo.

Esa misma noche cada uno dejó la luz prendida de su habitación y rezó por protección mientras dormían.

Pasaron los días y todo parecía ser normal. Se veían en la secundaria pero no hablaban de lo ocurrido.

Meses después Claudia volvía de la escuela. Abrió la puerta de casa y reinaba un silencio sepulcral. Se dijo:” Al fin la casa para mi sola “

Subió las escaleras hacia su habitación.

Comenzó a peinar su cabello frente al espejo, sin pensar demasiado.

Un ruido sonó en la planta baja de la casa y llamó a su madre ,creyendo que había vuelvo. La respuesta fue un silencio absoluto.

Nuevamente el ruido ,ahora más fuerte y más cerca de ella.

Mamá???

Nada…

Se acerca a la puerta de la habitación y mira a todos lados…nada…sólo silencio.

Claudia comienza a tener miedo. Cierra la puerta con llave y se sienta frente al espejo. Comienza a preocuparse. Al mirar nuevamente el espejo observa que detrás de ella en la sombra la observa una figura de ojos rojos .Un grito ahogado sale de su boca. Se da vuelta bruscamente y …nada.

“Debe ser mi imaginación “

Pero cuando se voltea nuevamente hacia el espejo ,la sombra estaba frente a ella ,en ese instante el espejo estalla en mil pedazos. Los trozos de vidrio se incrustan en su rostro y cuerpo.

Claudia comienza a pegar alaridos de dolor y horror ,desesperada intenta abrir la puerta ,pero esta cerrada. La desesperación se instala en ella y busca a tientas la llave de la puerta. La sangre comienza a brotar de las heridas y comienza a caer por el cuerpo.

Luego de un rato de lucha , logra abrir la puerta. Sale corriendo hacia las escaleras,pero con la mala suerte que patina con su sangre que chorrea de su cuerpo ,se resbala ,y cae por las escaleras.

Antes de suspirar por última vez ,delante de ella se encuentra la sombra de ojos rojos observándola y sonriendo . Esa sería la última imagen que Claudia observaría.

Su madre llega horas más tarde, encontrándose con la horrible escena.

Su hija tirada al pie de la escalera con su cabeza dada vuelta y varias fracturas expuestas.

Cuando llega la policía observan la escena.

La chica tropezó y cayó por las escaleras? Piso mal ?. Nada tenía sentido.

Las escaleras eran muy cortas ,no había agua o algo que podría haber causado el accidente.

Ni la altura de la escalera daba como para que se rompiera así su cuello y huesos ,no había indicio alguno de lo ocurrido .

Se realizó la autopsia del cuerpo , algo sumamente raro llamó la atención . Claudia no tenia ni una gota de sangre en su cuerpo era como si la hubiesen vaciado por completo.

Pero lo que más causaba extrañeza , y ciertamente causaba terror, era que tenía una tétrica sonrisa enorme en su cara…

Valeria V.Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s