Ever Wason: Retratar para recordar.

Ever Figueredo Pividori, también conocido como Ever  Wason, es un artista contemporáneo de la provincia de Buenos Aires que se encuentra realizando una labor (desde un punto de vista personal), heroico, retratando personas que murieron por injusticias. Dejando una  idea  de memoria para los familiares y también para el mundo, ya que su arte puede verse en las redes sociales (lo cual recomiendo totalmente), porque sus pinturas son muy realistas e increíbles.

Luego de  un gran paso por los medios y hasta una actuación en la serie El Marginal; tuvimos la grata oportunidad de hacerle una entrevista sobre su trabajo y su vida:

¿Cómo fue que empezaste?

“Yo empecé hace seis años atrás, pintando rostros en madera y en paredones. Un día dibujé un amigo que falleció, y así comencé a pintar a muchos amigos en común que los mataron injustamente, a algunos porque andaban en cosas malas. Sin darme cuenta dibujé a más de 4700 personas, entre vecinos de barrio de los 90´ hasta la actualidad. Cuando comencé, hace 6 años, retrataba 6, 7 rostros por día. Empezaba a las 9 de la mañana y no soltaba hasta las 5 de la mañana del otro día. Porque la zona en la que yo vivo se perdieron muchas personas a causa de estas injusticias y tenía que trabajar todos los días.”

¿Cuántas obras tenés?

“Entre 4700 personas fallecidas, amistades alrededor de 300 (en vida), y artistas que les he llevado cuadro, 900. Perdí la cuenta porque son muchos los que hice este año y el anterior dibujé mucha gente que murió injustamente.”

¿Dónde se pueden ver tus obras?

“Se pueden ver en Facebook y en Instagram que mi página es “Ever Wason”.”

Contanos cómo se siente retratar para recordar a la gente que ya no está

Todo arte se siente como si fueran tus propios hijos ¿Entendés? Como son propios a veces cuesta entregar los cuadros que haces. Lo que yo hago es retratar a las personas que se van al cielo. Les pongo arte gris, muchos no lo quieren tocar, muchos dicen que se le hace arte a las personas cuando están vivas y no cuando se fueron, otra gente dice que se le hace homenaje a las personas que realmente hicieron algo en la vida, pero bueno. Todos somos seres humanos. Yo vine a vivir a un asentamiento, antes vivíamos en Villa de mayo, mi papá era militar y nos abandonó. Y vine con mis dos hermanos y mi mamá a un barrio por acá por la zona de San Miguel, Barrio Mariló (parte de Bella Vista). Acá desde los 6 años empecé a conocer la muerte: Primero mi padrastro, que era asistente social y ayudaba a la gente más pobre del barrio. Así empecé a perder a un montón de personas. Comencé a ver de chico que hay una parte de la gente que es egoísta, hay algunas personas que odian y  otras que quieren, entonces cuando arranque con las pinturas dije “voy hacerlas con la doble”, porque la mitad del barrio te quiere y la mitad del barrio te odia. Entonces para el que te quiere: contento, cuando ve el retrato, y para el que te odia: te sigue recordando y se enoja porque lo sacás igual. Los hago buscando justicia, todo por vivir en los 90’, mis experiencias de tantas ver muertes injustas que quedaron atrás, olvidadas. Y ahora, como toman fuerza las redes, trato de hacer viral, cuando puedo y cuando tengo plata, a la gente que matan por alguna injusticia. Trato de cambiar las cosas.”

Empezaste retratando a tus vecinos ¿Cómo veías que se sentían al ver tu trabajo?

 “Cuando entrego los cuadros a los vecinos se siente una mezcla de emociones porque están viendo a un ser querido, también pudieron ser parte de la crianza de un amigo, de lo que vivió con ese amigo o con el padre de ese amigo. Y es una mezcla de emociones porque yo trato de mostrar el realismo, para que ellos los sigan teniendo presentes acá. Por más que se hayan ido.”

¿En qué estás trabajando actualmente?

“Sigo con mi arte, luchando contra las injusticias y buscando la viralidad. Para dibujar a personas ahora lo tengo que cobrar, lamentablemente, me duele, pero hay gente que me pide un retrato de un ser querido y necesito la plata. Las personas piensan que uno está bien económicamente y que se puede hacer regalos a todo el mundo. Cuando puedo ayudo, yo quiero ayudar a mucha gente, y me desespera porque las cosas siguen mal y hay gente de provincia que me pide cuadros porque saben que se va a hacer viral, y yo no puedo responder porque ni tengo material. Hay gente que se enoja, gente que se lo toma bien. Ojala tuviera la plata necesaria para poder hacer cuadros gratuitamente como he hecho.”

¿Dónde te sentís más cómodo dibujando?

“Yo soy artista callejero; el arte se puede hacer en un mural, en un lienzo, en un bastidor, en una botella, no deja de ser arte. Yo trabajo en madera, en “chapadur”. Uso acrílico, por eso lo mío es un arte callejero, lo hago con lo que tengo y lo que puedo comprar. Me siento más cómodo haciendo en un cuadro de los que yo hago, que también es barato para la gente que me los pide.”

¿Cuántos tatuajes tenés? ¿Tenés alguno que te guste en particular? ¿O son todos especiales?

“Tengo muchos tatuajes, perdí la cuenta ¿Tatuaje especial? Casi todos. Porque no son copiados de nadie, la mayoría son ideas propias. Tengo uno en la espalda que son unas alas con una calavera y una venda en los ojos, que representa la injusticia y la incapacidad de verla. En realidad tengo muchas calaveras, porque siento que me identifican, me siento más del lado de la muerte. Siempre.”

Si tuvieras que elegir un ídolo en particular de todas las personas que conociste por tu trabajo ¿Quién sería?

“Conocí como 900 artistas que les he llevado mis pinturas, estoy muy agradecido con ellos porque me abrieron la puerta del lugar donde estaban. He estado en recitales, grabaciones, donde era un mundo de gente y se hicieron un segundo para mí, y eso fue re importante porque me dieron mi tiempo. Eso lo re valoro. Pero al que yo quiero con toda el alma es a René (“Residente” de Calle 13), para mi es una adoración, porque su vida se parece a la mía en un montón de cosas: viene de un lugar muy jodido, la peleó con su música y hace un muy buen trabajo social para las personas en cada tema que canta, pide por distintos países, se mete en los lugares más “turbios” de ese país, con la gente más pobre, con la más sufrida, y con esa gente hace una re canción. Ese apoyo que él tiene para con la gente pidiendo justicia me encanta. No llegué todavía a conocerlo, me muero por hacerlo, dibujé a su mejor amigo que mataron, que etiqueté en Instagram, dibujé a la madre, al hijo, a él. Ojala que algún día se me cumpla el sueño. Como referentes que conocí, si tengo que elegir, cada persona que no haga tanto ruido y que haga un trabajo social y que la haya peleado para ayudar a la gente, para mí, también son mis ídolos.”

¿Cómo te fue la recepción por parte de los medios? ¿Sentiste que se puedo compartir bien el mensaje?

“Mi trabajo se hizo muy viral, la ayuda que doy se hace ver mucho. Por ese lado estoy contento. A través de mi arte se pide justicia y se ayuda a los familiares de las víctimas. Pero hay una parte que falta cumplirse, pero no es por mí, es para que paren las injusticias. Lo importante para mí es que se puede ayudar, que llegue el mensaje. No pretendo un reconocimiento, voy a estar contento con que se acuerden de mí por el trabajo social que hice por la gente que se fue. Mi arte gris tuvo más repercusión, más reconocimiento, cuando fui a lo de Tinelli, a lo de Beto Casella, cuando trabajé en El Marginal¸ cuando hice videoclips musicales. Estuve con grandes artistas y me dejaron mostrar lo que hago y mostrar que trato de ayudar a un montón de gente. También cuando estuve con la madre de Fernando Báez, pude tener más llegada igual que con cualquier víctima de estas injusticias. Quiero aclarar, por último, que esto no lo hago de parte de ningún partido político, ni de ningún ministerio, ni municipalidad. Todo a pulmón, todo a mi mano. Con la ayuda de mi Mamá y de la gente que me pide los cuadros. No hay nada atrás para que piensen que “la tengo toda en el bolsillo”.”

Sos actor también ¿hay  alguna serie o película que veas que se refleja bien la realidad argentina?

“Yo no me considero actor, soy “caradura”. Me gusta actuar, trabajé de extra, estuve de actor en cine independiente, en un montón de lugares ¿una película y una serie argentina? te diría: Pizza, Birra, Faso, Okupas y El Marginal porque muestran la realidad de los pibes de barrio, como se unen por una causa común, no solo por la droga, sino por la situación de cada uno. No es para defender a los delincuentes, pero hay un mundo que nadie ve, y pibes que tienen mucho talento y nadie les da oportunidades para que hagan lo que les guste. Ambas muestran la verdadera realidad que existe en Argentina, lo que ignora la gente. Bruno Stagnaro de las únicas personas que te pueden mostrar la realidad de cómo son las cosas.”

¿Cómo fue trabajar en el marginal?

“Trabajar en el marginal fue algo que yo venía esperando hace rato que me toque. Como estoy todo tatuado me moría de ganas de estar ahí. Me postule para la parte 3 y termine seleccionado, estaba en la parte del patio. Yo había empezado a dibujar a los del marginal en la segunda temporada pero nunca había llegado porque no conocía la televisión. Recién arrancaba en un programa con Gaby González que hacía de Rosita y me llevo a otro programa de él que tenía en el cable que era de cumbia, ahí yo les llevaba los cuadros a los artistas y se los entregaba en vivo.”

Ever en El Marginal

¿Cómo te tratan tus familiares y tus conocidos ahora que sos famoso?

“En realidad, muchos están contentos por donde anduve y todo, pero yo no me siento famoso. Yo sigo siendo el mismo, no cambio. He estado con un montón de artistas pero no puedo sentirme famoso. Yo me voy a sentir así cuando se me reconozca en serio por el arte que hago, o si tengo un papel importante en alguna serie, que me den el protagónico. Sigo como siempre, pero sí, mi familia está feliz por mí, mis amigos también. Pero donde me quieren de verdad es en La Matanza, Laferrere, González Catán, ahí la gente me ve más como un famoso, noto más el sentimiento por ese lado. Los que más me valoran son los chicos, no por estar en la tele, sino por dibujar a la gente que se fue al cielo. Pero no cambie, hay mucha gente que ahora me invita a la casa a comer asado y a mí me gusta más el guiso de arroz, las milanesas con puré, unos mates capaz. De chico no comía asado todos los domingos como la mayoría, es más, la gente lo sabe porque se lo repito seguido: Yo no consumo marihuana, cigarrillos, alcohol desde los 18 años, entonces cuando voy a algún lado que me invitan no pretendo nada lujoso ni ninguna de esas cosas. También por mis tatuajes la gente me tiene mucho prejuicio, piensa que soy un drogadicto o que salí de la cárcel pero no soy así. ”

¿Cómo afectó la pandemia a tu trabajo?

“La pandemia no me afecto porque yo siempre hice todo encerrado en realidad. Si me complico por un lado más televisivo porque estaban necesitando mi perfil para algunos shows y no se pudieron hacer. Pero, en términos artísticos, arranqué más de lleno con mis pinturas para divulgarlas en las redes, que hoy en día, todo el mundo está ahí. La pandemia no apareció porque sí, apareció para que la gente en realidad cambie. Para que muestre quienes son, para conocerse uno mismo en realidad. Pero hay muchas personas que no pudieron, porque no entendieron. Yo por mi parte estoy igual, por eso estoy tranquilo, por mostrarme tal cual como soy. Estoy preparado para levantarme, no para caerme, y levantar a los que caen.”

¿Qué te gustaría hacer a futuro?

“ Lo que me gustaría, como dije antes, es trabajar en un serie como protagonista, no para hacerme más famoso claramente, solo para seguir con mi perfil, también me gustaría seguir ayudando a la gente, pero lo que quiero a futuro es tener más plata para hacer mejor las cosas para los demás. Necesito seguir con los avances tecnológicos también, en los 90´s teníamos que sacar fotos con las cámaras, y no teníamos la suerte de ahora con las redes, conseguir la foto de un ser querido de antes es complicado. He perdido un montón de gente para retratar por no conseguir una foto, por ejemplo yo no tengo ni una foto de mi padrastro que hacia trabajo social en el barrio porque no se dejaba sacar fotos. Y la única foto que teníamos se me mojó. Es complicado, se necesitan todas las herramientas.”

El día posterior a la entrevista, Ever estuvo con Sergio Massa y los padres de Tahiel, el niño que murió atropellado durante una picada de autos, para entregarle un cuadro al presidente de la cámara de diputados quien termino presentando el proyecto de ley “Tahiel Contreras”, con penas de hasta 25 años para quien mate corriendo picadas. Esperemos que este joven dibujante siga sumando en contra de estas injusticias.

Mariano Vera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s