¿Se sale por una cervecita?

La reapertura de los bares en la Ciudad de Buenos Aires hizo que varias personas comiencen a replantearse las flexibilizaciones. Hay sectores en conflicto, por un lado, están los trabajadores de la salud que se contagian, se quedan sin persona y muchos también se están muriendo; por otro lado, están los jóvenes que quieren salir, tomar una cerveza, juntarse con amigo y volver a su vida normal. Ahora bien, después de cinco meses y medio de cuarentena muchos comienzan a relajarse, justo en el pico más alto de contagios y por lo tanto de muertes, cuando más compromiso se necesita.

Mientras muchos quieren salir a la calle, los médicos siguen infectándose. En el Hospital Durand hay mas de 300 trabajadores que se infectaron con COVID y murieron tres enfermeros. “Estamos exhaustos, a esta altura hay una angustia permanente en los compañeros de trabajo, estamos siempre al límite”, aseguró en una nota con Telam Gastón Kalniker, uno de los enfermeros del Durand.

“Estamos exhaustos, a esta altura hay una angustia permanente en los compañeros de trabajo, estamos siempre al límite”, aseguró en una nota con Telam Gastón Kalniker, uno de los enfermeros del Durand.

Asimismo, el secretario de Calidad en Salud de la Nación, Arnaldo Medina, manifestó su desacuerdo con la apertura de bares y explicó que “es una situación de riesgo muy importante, son mesas chicas, se pierde distanciamiento social y cuando uno está bebiendo o comiendo no utiliza el barbijo obviamente”. Además, enfatizó que “lo que hay que ver acá es lo que simbólicamente se traslada de la apertura, he visto algunos comunicadores con una copa de vino en la mano y decían:’Por fin puedo estar aquí disfrutando de mi libertad’”.

Para Arnaldo Medina, secretario de Calidad en Salud de la Nación, “lo que hay que ver acá es lo que simbólicamente se traslada de la apertura, he visto algunos comunicadores con una copa de vino en la mano y decían:’Por fin puedo estar aquí disfrutando de mi libertad’”.

Por su parte, el Secretario General del Sindicato de Gastronómicos porteño, Dante Camaño dijo, la semana pasada, que la apertura “es insuficiente” y estimó que “más de 2.000 bares, restaurantes y hoteles no van a volver a abrir en la Ciudad”. El dirigente sindical, destacó que cuando empezó la pandemia aplaudió las medidas de emergencia y que el “tema sanitario es grave”, pero se puede trabajar “tomando todas las precauciones del caso para no parar la economía”.

En esta misma línea, el dirigente sindical remarcó que, por la crisis de la pandemia, en el rubro “lamentablemente no menos de 30.000 trabajadores se quedarán sin trabajo, y solo en el sector formal”. Sin embargo, el rubro gastronómico es uno de los que tienen tasas más altas de empleo en negro, lo que lleva a estimar que la cantidad de despidos sea mayor.

“Lamentablemente no menos de 30.000 trabajadores se quedarán sin trabajo, y solo en el sector formal”, estima Dante Camaño, Secretario General del Sindicato de Gastronómicos.

El Ministerio de Salud de la Nación informó que en las últimas 24 horas se registraron 120 nuevos decesos y 6986 nuevos casos. Con los números detallados en el reporte vespertino, el total de víctimas fatales ascendió 9859. Las camas de terapia intensiva están ocupadas en un 61,8 por ciento a nivel nacional y en un 68,2 por ciento en el AMBA.

Pasando la pelota

Mientras los trabajadores de la salud hacen reclamos por las reaperturas y el rubro gastronómico sostiene que ya no se puede vivir sin trabajar, que pasaron muchos meses, los funcionarios del PRO y del Frente de Todos vuelven a las internas, siguen acentuando la grieta y disparan unos contra otros.

“No se puede jugar a la política, yo hablo desde el fondo de mi corazón. En la Capital Federal, creo que el jefe de Gobierno Rodríguez Larreta se equivoca con más aperturas. Cuando hay más circulación, hay más contagios. Cuando hay más contagios, hay más muertes”, escribe en Twitter Fernando Espinoza y concluye en que “no podemos arriesgarnos a que haya que elegir a quién darle un respirador”.

Por su parte, el ex ministro de Educación y ex candidato a intendente de La Matanza, Fernando Finocchiaro, difundió un video en la red social Twitter de lo que sucede en el municipio bonaerense donde muestra el aglomeramiento de gente en las calles de Isidro Casanova. “Quedate en casa, ponele: Casanova, La Matanza. Doble estándar del Pte @alferdez @SantiCafiero @Kicillofok @FerEspinozaOK . Ponen a la lib de CABA como causa de contagios; prohíben gastronomía c/protocolos en terrazas y jardines pero vemos descontrol en jurisdicciones q gobiernan”, criticó en su cuenta de Twitter el ex funcionario del PRO.

Asimismo, el diputado nacional del PRO, Fernando Iglesias, también mostró lo que pasaba en el Conurbano y lo comparó con las últimas marchas. “Paremos con los banderazos que se descontrola la situación sanitaria”, criticó el funcionario del PRO.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, reclamó a la Ciudad que “haga cumplir los protocolos con los que se comprometió” en cuanto a las reaperturas en el distrito, y sostuvo que “hay imágenes que muestran” que esos procedimientos “no se cumplen”, en referencia a la aglomeración de gente que se apreciaron en las veredas de bares y restaurantes la noche del viernes.

En este contexto de pandemia, la crisis económica que trajo consigo el COVID es importante y difícil de abordar por los protocolos de sanidad, para evitar los contagios, que hay que llevar a cabo en cada una de las reaperturas; pero, en cada flexibilización de la cuarentena que se lleva a cabo, no se está tomando en cuenta los recursos sanitarios que faltan, tanto insumos como recursos humanos, que día a día los trabajadores de la salud están denunciando.

En cuanto a ello, queda claro que es la primer pandemia que abate al país en casi 100 años, que hubieron enfermedades que ponían el acento en la salud, pero ninguna de esta magnitud; lo cual hace que no se sepa como responder en cada momento a cada situación, que hay errores y hay aciertos; que la cuarenta obligatoria de principios de marzo llevó a que muchas personas hoy sigan vivas, que dejó lugares en terapia intensiva para quienes lo necesitaban y que ayudó a no colapsar el sistema de salud. Pero no estamos frente a una enfermedad que termina hoy o mañana, no hay una fecha de finalización y los problemas siguen abatiendo al país.

En el plano político, se trabaja desde Nación con Provincia y Ciudad, para poder tener una mayor cohesión de las medidas, pero se observa que muchos intendentes, ministros y ex ministros utilizan este momento para hacer de todas las medidas que se toman en capital y provincia una crítica constante, que no toman en cuenta que después de cinco meses y medio la gente está cansada, pero que ese cansancio llega en el peor de los momentos; que si no hay adhesión no hay cuarentena que exista, porque lejos de los que se plantea en las marchas, no hay una infectadura, puesto que no se está reprimiendo al que sale sin el permiso o al que rompe la cuarentena.

En síntesis, el debate de la reapertura del rubro gastronómico va a apelar en gran parte a la conciencia de quienes asistan a bares y restaurantes, de cuidarse más y tomar mejores medidas de higiene, teniendo en cuenta que tienen una mayor exposición al virus y tomando precauciones para que la curva de contagios no siga prolongándose. En el plano político, se apelará a cumplir el protocolo que se propuso para las aperturas y que en caso de que haya un nuevo pico de contagios, como se hizo en su momento, que haya una regresión de la cuarentena.

Erika Cabrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s