La decadencia de la VALENTÍA dentro de la sociedad.

Cotidianamente se escucha nombrar a la valentía como la determinación en el cual un individuo se enfrenta a situaciones difíciles o arriesgadas, es decir en un contexto empírico podría decirse que es un reflejo involuntario en muchos, porque los mecanismos de defensa cognitivos no siempre pueden tornarse de acuerdo a la actitud consciente de cada uno.

Citamos a la valentía con mucho énfasis porque en la actualidad mucho se cuestiona si la reacción valiente de ciudadanos mas allá de costar la vida, puede tomar un giro en el cual la libertad esta en juego.

Tomando de ejemplo una situación “Entraron a robar cuatro delincuentes un kiosco tomando de rehén a toda la familia”, situación atípica social mente, fácil pondríamos en contexto la cuestión en si, a primera instancia el primer comentario ante esta situación es “Cuanta inseguridad, La policía no responde a los llamados, Este gobierno no ofrece garantías en lo que respecta la seguridad, Hay que matarlos”, en realidad podrían ser respuesta involuntaria de muchos, porque la tensión social es grande en tiempos de pandemia, pero al analizar bien la cosa en si, podemos denotar el rango de cada decisión que uno consciente sabe lo que con lleva, porque muchos optan por tener armas de fuego en sus hogares por el bien de poder resguardar sus bienes personales y la seguridad familiar, pero acá es cuando decimos pero si un día llego a disparar ya sea en defensa propia? Acaso la carga emocional de haberla utilizado te hace sentir tan poderoso? Desde diferentes perspectivas si se llega a ese punto pueden ocurrir una de dos cosas:

  • Primera: Desenfundada el arma podría alertar a una represaría por parte del objetivo y desencadenaría en el percance a otro ser cercano que en este caso seria algún familiar u inocente aledaño.
  • Segunda: Completado el acto acaso la Justicia no tipificaría a su vez como delito el hecho de haber disparado un arma de fuego que en este caso podría o no ser un arma registrada y el proceso de absolución podría conllevar mas tiempo y dinero, que a su vez podría rematar en la privación de libertad.

Perspectiva bastante compleja se avecina ante la supuesta valentía, porque dentro de lo que compete al significado siempre erramos en el enfoque contextual, debido a que actualmente aunque cueste comprender, vivimos en una sociedad democrática regida hace décadas por un sistema normativo de convivencia en el cual los habitantes somos responsables íntegramente de lo que vivimos actualmente, y el hecho de ponerse un individuo la capa de valiente puede ir en contra de estas normas de convivencia.

Ya lo decía Charles Bukowski en su famosa cita:

La diferencia entre un valiente y un cobarde, es que un cobarde se lo piensa dos veces antes de saltar a la jaula con un león. El valiente simplemente no sabe lo que es un león. Sólo cree que lo sabe.

No buscamos etiquetar a las personas con esto, si no que mas bien planteamos una hipotética idea en los ciudadanos que conforman la sociedad para que a si se pueda crear consciencia de acuerdo a las situaciones de inseguridad que vivimos en la actualidad, porque pensar en gratis y las criticas no contribuyen al buen funcionamiento de un sistemani tampoco plantean una solución probable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s