Quería saber si todavía tenía el clavo en la cabeza

Conocido como el asesino en serie más joven de la historia Argentina Cayetano Santos Godino nació en Buenos Aires en 1896, más conocido como El Petiso Orejudo.

Hijo de inmigrantes Italianos. Convivía junto con su hermano y sus padres.

Su padre era un alcohólico y golpeador que contrajo sífilis antes de que Cayetano naciera. El niño nació con graves problemas de salud, incluso llegó a estar al borde de la muerte en reiteradas veces.

Su hermano también sufrió graves enfermedades, una de ellas fue la epilepsia , al crecer siguió el ejemplo del padre y se convirtió en un alcohólico que se sumaba al padre para propiciarle tremendas golpizas a Cayetano.

Debido a esto Cayetano optaba por vagar todo el tiempo en la calle. Ya a los 5 años había recorrido varias escuelas de donde era expulsado por no tener interés en el estudio y un comportamiento rebelde.

Comenzaría a la edad temprana de los 7 años con sus correrías criminales en baldíos y conventillos.

Atacaría por primera vez en 1904. Donde llevaría mediante engaños a Miguel Depaola, de casi 2 años, hasta un baldío ,donde lo golpea y arroja sobre unas espinas. En ese momento pasaba un policía por el lugar y lleva a los dos niños a la comisaría. Cada uno es retirado por sus respectivas madres.

Un año más tarde , Godino lleva hasta un baldío a su vecina de a penas 18 meses. Al llegar toma una piedra y la golpea repetidas veces en la cabeza. Nuevamente es detenido por un policía que pasaba en ese momento por el lugar, pero debido a su corta edad es dejado en libertad.

En 1906 lograría llevar a cabo su primer asesinato. María Rosa Face de 3 años. Sin embargo el asesinato pasaría desapercibido y sería descubierto una vez que Godino confesara el mismo.​

En 1908 ,Godino conduce Severino Caló de 2 años a una bodega donde lo sumerge en una pileta para caballos cubriéndolo con una tabla para ahogar al pequeño, el asesino es descubierto por el dueño del lugar. Cayetano es detenido y liberado al día siguiente.

Seis días más tarde,quema los párpados de Julio Botte de 22 meses de edad, pero es descubierto por la madre de la víctima. Godino alcanza a huir del lugar.

Sus padres agotados del comportamiento del niño lo entregan a la policía. Para esta época ya Godino tenía 12 años.

Permanece en una colonia en Marcos paz durante un período de tres años. Lugar donde aprende a leer y escribir un poco . Lejos de regenerarse , el lugar lo endurece más.

La liberación es a pedido de los padres en un inútil intento de que dejara su camino criminal. Le consiguieron trabajo en una fábrica. Empleo en el cual duraría sólo por tres meses.

Vuelve a vagar ,pero ésta vez en lugares de muy bajo nivel moral. Comienza a sufrir terribles dolores de cabeza,que se traducían en ganas de matar, sobre todo después de la ingesta de alcohol.

En 1912 ya es conocido en las calles como El Petiso Orejudo. Ingresa a una bodega y da rienda suelta a otra de sus pasiones, prender fuego. El fuego que dura alrededor de 4 horas.

Después del arresto declararía: “ Me gusta ver trabajar a los bomberos…el lindo ver cómo caen en el fuego”

Más tarde se encuentra el cuerpo de 13 años de Arturo Laurora en una casa en alquiler. El cuerpo estaba golpeado,semidesnudo, con una trozo de cordel atado al cuello.

Dos meses más tarde Godino prendía fuego la ropa de Reyna Vainicoff ,una niña de 5 años ,que fallecería después de 16 días de agonía.

Durante los meses que siguieron Cayetano prendía fuego dos veces más.

Días después se lleva a Catalina Naulener de 5 años a un baldío. Cuando la niña trata de escapar Godino se descontrola y la golpea. Un vecino ve la situación e interviene,pero una vez más Godino logra escapar.

El último asesinato de este malhechor es el más conocido y documentado. Se da lugar en el año 1912 cuando cuando convence a Gesualdo Giordano ( de 3 años), quien en ese momento se encontraba jugando en la calle junto a sus amiguitos, de que se fuera con él. Llegan hasta la quinta Moreno. En la puerta el niño comienzo a llorar y se niega a entrar. El asesino lo toma como extremada violencia de los brazos. Lo arrincona contra un horno de ladrillos. Lo tira al suelo y le coloca la rodilla en el pecho para que no pueda moverse. Godino se saca el cordón que usa para atar sus pantalones y se lo enrolla en el cuello ,dándole un total de 13 vueltas. El niño lucha por levantarse y Godino le ata los pies y las manos. Al ver que ahorcarlo no funciona busca en los alrededores una herramienta que pueda llevar a cabo su deseo y la encuentra. Halla un clavo de 10 cm. Se dirige hacia el niño y con la ayuda de una piedra le hunde el clavo en la sien, luego tapa el cuerpo con una chapa y huye del lugar .

Esa misma noche durante el velatorio de la víctima, el asesino hace acto de presencia. Observa el cuerpo durante un tiempo y se retira del lugar llorando. Más tarde declararía que fue hasta el velatorio para ver si el cuerpo aún tenía el clavo en la cabeza.

La policía fue atando cabos y logró unir los casos anteriores al de la última víctima. En la madrugada de Diciembre de 1912 se produce al allanamiento en la casa de los Godino. Donde se encuentra el cordón que utilizaba para asesinar a los niños y un recorte de diario con los pormenores del asesinato de Giordano.

Cayetano confiesa los cuatro homicidios y las numerosas tentativas de asesinato.

Un juez lo absuelve por considerarlo penalmente irresponsable y ordena que lo internen en el Hospital de las Mercedes, en el pabellón de psiquiátricos. En ese lugar ataca a dos pacientes, uno que se encontraba en silla de ruedas y otro que estaba postrado en su cama.

Se procede a la apelación de la pena y Godino es enviado a la Penitenciaría Nacional de Las Heras.

En 1923 es trasladado al Penal de Ushuaia, en Tierra Del fuego,conocida como la cárcel del fin del mundo.

En 1927 los médicos del penal , basándose en estudios de Lombroso( quien establecía que se nacía asesino de acuerdo a las mediciones de la cara y el cuerpo , osea ,si una persona era deforme era un asesino),le practican una cirugía para achicarle las orejas, donde se creía que radicaba su maldad. Obviamente esto no dio resultado.

La muerte del Petiso Orejudo tiene dos versiones. Una ,que murió de una larga y horrible enfermedad gastrointestinal causada de las reiteradas violaciones que recibía.

La otra, que la que le da un final más dramático a la vida de este asesino, es que muere a causa de los golpes recibidos por parte de los presos por haber matado al gato del pabellón. Después de tantos años todavía no se sabe cual fue el verdadero final de este asesino psicópata.

Lo que se sabe es que jamás tuvo remordimientos, jamás lo visitaron en la cárcel y tampoco recibió cartas.

Un asesino en serie, el más joven de la historia Argentina, que fue conocido alrededor en el mundo.

Valeria V. Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s