Bajo la lupa: la empatia en tiempos que duelen.

Por defecto el gobierno Argentino siempre se caracterizo por tratar de brindar apoyo a sectores vulnerables en su territorio, como las Asignaciones por embarazo, Asignaciones universal por hijo, Asignaciones familiares, Tarjetas Alimentar, Prestaciones por desempleo y a su vez promovió la inclusión de varios programas de desarrollo para la adquisición de viviendas para barrios seleccionados bajo condiciones especificas, siempre fijándose en el contexto de vulnerabilidad con el cual se relacionan los habitantes de estos sectores.

Pero a su vez la forma de empleo de estos beneficios para los habitantes dentro del territorio nacional siempre se vio de una manera no muy grata, por el simple hecho del indice de embarazos precoces, de personas no calificadas para acceder al beneficio, de familias que viven en situación de extrema pobreza que a su vez esto no prolifera para una buena dirección de este apoyo económico para la familia, de ciudadanos evocados de manera explicita al abuso de estupefacientes y alcohol, que impulsa a la falta de deber de cuidado a menores que mucho después pueden llegar a ser potenciales criminales, de la falta de promoción de la educación en las familias por ende muchos adolescentes abandonan sus estudios a fin de enfocarse netamente en la realización material personal, sin tener la noción suficiente y la obligación primordial que conlleva el aprendizaje para el desarrollo personal y social.

Varias son las perspectivas referentes a esta problemática social que por su parte, el gobierno llego a tener innumerables percances con grupos de familias que en busca de sus necesidades básicas recurren a métodos extremos tales como el robo y la invasión de terrenos, flagelos cotidianos dentro de una sociedad corrompida por los medios de comunicaciones, que otorga una verdad a medias y esto da a rienda suelta a los ciudadanos a darle un contexto personal a todos los asuntos que abarca el socializar en si, cuestión muy sensible en la actualidad por cierto.

En la Matanza en concreto se refleja mayormente casos como familias que en su desespero por tener un techo donde dormir, sin mal intención, ocupan predios con sus escasos recursos con la única esperanza de poder establecerse de una forma adecuada ya que no pudieron acceder a beneficios con cupos limitados de parte del gobierno en si, también se denota de una forma cruda como jóvenes y adolescentes redireccionan su vida hacia una cumbre oscura como es la delincuencia y consumo de drogas de una forma degradante, ya que perdieron interés por los estudios por el simple hecho de la falta de promoción a la educación o por otra parte forman parte de familias vulnerables que no le pueden brindar el apoyo que necesitan para poder encaminarse de una forma diferente simplemente no tienen los recursos necesarios para solventar su formación e idealizan una vida fácil de arrebatos, sin percatarse lo distorsionada que puede volver su existencia a partir de ahí.

La empatía es dolorosa cuando toca ponerse del lado de los desfavorecidos, porque la sociedad actual esta repleta de victimas y no de autores, cuando existen consecuencias nadie tiene la mente tan abierta para enfocarse en la causa y tornarse aficionado a las raíces del problema para plantearse de forma diferente sin miedo a ensuciarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s