FRUSTRACIÓN, INDIGNACIÓN SENTIMIENTOS COMPARTIDOS: LA MATANZA

Rememorando el tiempo transcurrido a cual debemos reconocer el hecho que aun no se acabo el mes de agosto, podemos recalcar cabizbajo la cantidad de violencia en la sociedad, desde diferentes enfoques contextuales podemos nombrar a primera instancia una relevante cantidad de asaltos domiciliarios, vehiculares o a transeúntes mayormente cometida por menores de edad sin noción fija aun de lo que conlleva la realidad explicita, es decir adolescentes que contienen una retorcida idea de la realidad, mayormente ficticia impulsada por el consumo de drogas y alcohol casi como una serie de televisión, esto promueve una enorme frustración cotidiana, porque la ciudadanía muchas veces se atienen a lo que a la ley implica en el momento de reaccionar ante situaciones tensas que uno puede llegar a afrontar en situaciones extremas, como casos en los que dueños de casa se defienden de mal vivientes que luego son aparados por la justicia argentina por el simple hecho de ser menor, o por otra parte el hecho de que las victimas utilicen armas de fuego para su defensa, entonces uno se puede llegar a cuestionar diversas formas de condenar a la ley, el gobierno, la policía u otros organismos encargados de las seguridad social.

¿Dónde está mi vieja tranquilidad? Estoy envenenado por la desconfianza y por el odio. El espíritu del mal se ha apoderado de mí. Antes era un hombre. Ahora soy un propietario.

Citamos en esta parte a Rafael Barret porque es este sencillo párrafo el que engloba el sentimiento de muchos

Este sentimiento de odio colectivo es lo mas cercano a una igualdad entre ciudadanos cansados de la inseguridad, pero que a su vez recuerdan con desdicha el contexto en el cual se aplica la ley para todos, promulgando un estado de indignación ciudadana en barrios vulnerables donde la estabilidad laboral es escasa y la educación no es lo primordial.

Cabe destacar que dicho cumulo de emociones cotidianas se reflejan en las calles, donde vecinos de barrios se organizan de forma extrema para tratar de apalear de una forma, descargando toda su rabia en cualquier situación que se les pueda presentar sea cercana o ajena a ella poco importa mientras que su deseo de justicia que mas bien podría verse como una proyección de odio, sea saciada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s