CARTA DE UNA FAMILIA QUE PIDE #JUSTICIAporRodrigoBarcelone

El es mi sobrino Rodrigo Barcelone tenía 23 años, el día jueves 12 de marzo a la tarde salió como cualquier otro día. Antes de irse dijo que más tarde volvía, pero nunca fue así.
En todo momento esperábamos un llamado de él porque siempre avisaba dónde estaba, entrabamos a sus redes sociales para ver si se había conectado, pero no había señales de Ro.
Al otro día ya desesperados fuimos hacer la denuncia a la comisaría 4ta de San Francisco Solano.

Después de llamar a todos los hospitales de la zona para ver si se encontraba Rodry, volvimos a casa a seguir esperando que vuelva.
Fueron 3 días de salir a buscarlo y pegar carteles con la carita de mi sobrino para saber si alguien lo había visto.

Al cuarto día de desaparecido fuimos la comisaría como todos los días para saber si había alguna novedad.

Nos hicieron esperar en una habitación y fue ahí dónde el jefe de calle nos dió la peor noticia.

Iba a empezar la facultad, pero lo mataron y lo tiraron en un descampado

 

Policiales

Rodrigo Barcelone (23) se había inscripto en la Universidad Nacional de Quilmes. El lunes pasado iba a empezar la carrera de Licenciatura en Gestión de Recursos Humanos y Relaciones Laborales. Su familia lo había convencido de estudiar, ya que se encontraba desocupado. Pero el jueves 12 desapareció y lo hallaron asesinado, semi enterrado en un descampado de Florencio Varela.

Por el crimen fueron detenidos dos conocidos de la víctima, de 20 y 21 años. El más complicado es Kevin Suárez, a quien un testigo lo identificó como el autor del disparo





El cadáver del joven fue hallado en un terreno ubicado en el barrio La Capilla, lejos de su casa, ya que vivía con su madre, Daniela Barcelone (41), y sus abuelos en una casa de la calle 856 al 500, en San Francisco Solano (Quilmes).
“Lo tiraron sin ropa, que la quemaron. Solo llevaba puesto el calzoncillos. Y lo taparon con pasto”, contó a Clarín la mujer.


El jueves, alrededor de las siete de la tarde, Rodrigo se fue de su casa y no volvió más. “Salgo abuela, ahora vengo”, dijo. Como no regresó, Daniela radicó al día siguiente la denuncia en la comisaría 4ta. de San Francisco Solano (Quilmes) por averiguación de paradero.
Un testigo se contactó entonces por Facebook con la mamá de la víctima y le contó que aquel jueves había visto a su hijo discutiendo con otros jóvenes, en un Chevrolet Corsa gris. Entonces ella consiguió el número de celular del sospechoso y lo llamó, pero él negó haber estado con Rodrigo tal día, sino “el martes”.
Luego, un segundo testigo, que sería cuñado de Suárez, declaró que éste le había confesado el crimen y la ubicación del cuerpo. Por ello, tras instrucciones del fiscal de la causa, Martín Conde, la Policía lo buscó y lo encontró en el descampado.


El principal operativo se concretó en las inmediaciones de la ruta 53, donde el cadáver apareció a unas 15 cuadras, sobre la calle 1530, en avanzado estado de descomposición.
Según Télam, una de las hipótesis es que la víctima mantuvo una pelea con los acusados, quienes lo asesinaron y lo transportaron en un auto, tras lo cual descartaron su cuerpo en el descampado.

“Rodrigo fué asesinado, Kevin Suárez nos arrebató a Rodry. Fué él quién decidió sobre la vida de mi sobrino. Nos dejó sin vida, destrozados y sufriendo todos los días.”

Por eso pido Justicia, que Kevin Suárez pagué por lo que nos hizo.
A vos Ro te digo que sos lo más importante que tenemos, que te amamos con locura y extrañamos horrores tanto, tanto que duele demasiado.

Pero tranquilo que tu Justicia va a llegar. TE AMO MI AMOR!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s